ALGO EXTRAÑO VINO DEL CIELO… CAMPAÑA DE MARKETING VIRAL


El 26 de octubre de 2009 las principales agencias de prensa internacionales hacían circular la noticia. Un teletipo de la agencia Europa Press titulaba “Un meteorito o un satélite artificial impacta en Letonia y abre un cráter de 20 metros de diámetro y 10 de profundidad”, y a continuación el siguiente texto:

MADRID, 26 (EUROPA PRESS) Un posible meteorito o un satélite artificial impactó anoche en la ciudad letona de Mazsalaca y abrió un cráter de 20 metros de diámetro y 10 de profundidad, según señaló a la Agencia de Noticias Risa Novosti el experto del Instituto de Astronomía de la Universidad de Letonia, Ilgonis Vilks. Se trata del impacto del cuerpo celeste más grande de la historia del país y según este experto habría generado un nivel de radiación en sus inmediaciones todavía incierto, aunque no ha provocado víctimas. En todo caso, señala que la radiación dentro del agujero en el suelo es mayor que fuera, pero su nivel es inocuo para la población…”.




La otra gran agencia de prensa latina, EFE, insistía en el tema titulando: “Un meteorito cae en Letonia y deja un cráter de 20 de metros de diámetro”. La prestigiosa agencia añadía: “Lo más probable es que se trate de un meteorito de hierro con un diámetro de cerca de un metro y una masa de varias toneladas”, comentó a RIA-Nóvosti Vladímir Svetsov, del Instituto de Dinámica de Geosferas de la Academia de Ciencia de Rusia. El científico explicó que los meteoritos de roca como regla no llegan hasta la superficie de la Tierra, pues se destruyen y se queman en la atmósfera. “Si el cuerpo (que cayó en Letonia) fuera un satélite (artificial), tendría que ser de extrema solidez, pues de contrario se hubiera destruido en el aire”, añadió el científico. Destacó que meteoritos de un metro de diámetro chocan con la Tierra con una frecuencia de una vez al año, y que en la mayoría de los casos se trata de cuerpos de roca que rara vez alcanzan la superficie del planeta. Svetsov precisó que cerca del 10 por ciento de los meteoritos son de hierro y recordó que hace unos diez años en la república rusa de Baskortostán, junto a la localidad de Sterlimatak, cayó uno cuerpo de ese tipo, que dejó un cráter de diez metros de diámetro…”.

Como es normal, los periodistas –no especializados- se limitaron a divulgar la información recibida, y en pocas horas la noticia del impacto de aquel objeto todavía no identificado, en Mazsalaca, se extendió por todo el mundo. Desde los informativos de TVE, hasta la sección de Ciencia del periódico El Mundo, creyeron la información y la divulgaron. Exactamente el mismo comportamiento que esos mismos medios han reprochado millones de veces a los divulgadores del misterio. Sin embargo, esas informaciones incluidas, repito, hasta en la sección de Ciencia de un periódico tan prestigioso como El Mundo, eran falsas.

El cráter de veinte metros de diámetro y diez de profundidad, supuestamente causado por un meteorito en la noche de ese domingo en Mazsalaca (Letonia), formaba parte de una campaña de publicidad viral de una conocida compañía de telefonía móvil. El objetivo era “lograr que la sociedad letona creyera en sí misma”, o eso argumento Janis Sproguis, jefe de mercadotecnia de la compañía letona, que destacó que el fin de la campaña “era lograr que la sociedad letona creyera en sí misma y viera que, con ayuda de una noticia única e interesante, se puede atraer el interés de los medios de comunicación”.




El representante de la empresa explicó que la campaña fue un éxito, ya que el nombre de Letonia sonó en un sentido positivo en todo el mundo. “Por supuesto, hay gente a la que esto le gusta y otra a la que no”, apuntó Sproguis, quien prometió que la compañía “compensará” al Estado por los gastos y molestias causadas por la campaña publicitaria. Poco antes, la ministra del Interior letona, Linda Murnietse, había asegurado que los protagonistas de “la malvada broma” deberían ser castigados y pagar una importante multa. Las declaraciones se produjeron poco después de que los expertos demostraran que la caída del supuesto meteorito era un fraude. 

“En los límites del cráter se ven los rastros de las palas y se observa como se arrancaron las malas hierbas. Esta es la versión oficial a la que hemos llegado”, aseguró Girts Stinkulis, jefe del departamento de geología de la Facultad de Geografía de la Universidad de Letonia, a la agencia Baltic News Service (BNS). Una vez más, y como suele ocurrir, el trabajo de campo, sobre el terreno, fue el que permitió desenmascarar el engaño que los periodistas científicos, desde sus sillones, se habían limitado a creer y a divulgar. No tenían razones para dudar de la buena fe de sus fuentes, prestigiosas agencias de prensa. A pesar de que ese comportamiento es el que censuran, reprochan, cuestionan y vilipendian, cuando es un periodista especializado en anomalías el que mantiene la misma actitud que habían mantenido ellos.

El investigador, que realizó el estudio del cráter, “in situ” añadió que “las dimensiones del cráter no se corresponden con las que suelen dejar habitualmente los meteoritos al caer”. “El terraplén es demasiado pronunciado y su profundidad demasiado grande”, dijo el geólogo, que añadió que su opinión es compartida unánimemente por expertos universitarios con experiencia en meteoritos.

Stinkulis opinó que el objeto incandescente que se pudo ver en las imágenes y fotografías reproducidas por los medios de comunicación pudo ser polvo de aluminio. En cuanto a los protagonistas del engaño, el profesor universitario comentó que, posiblemente, estos buscaran “crear escándalo u otra cosa”. Al parecer, el propietario del terreno donde se hizo el peculiar hallazgo había empezado a cobrar la entrada a sus tierras a los curiosos y medios de comunicación que han acudido a contemplar en vivo el cráter.

En un primer momento, las autoridades letonas barajaron la posibilidad de que se tratara de un meteorito o un fragmento de un satélite artificial. “Lo más probable es que se trate de un meteorito de hierro con un un diámetro de cerca de un metro y una masa de varias toneladas”, llegó a comentar a RIA-Nóvosti Vladímir Svetsov, del Instituto de Dinámica de Geosferas de la Academia de Ciencia de Rusia. Un científico que tiene muy poco de ufólogo o de parapsicólogo… y aún así se creyó el engaño. ¿Ocurre lo mismo con los investigadores de anomalías?


Leave a Reply

Agradezco tu comentario. Solo se publicarán los mensajes escritos correctamente y que no adjunten enlaces.

COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES

Entrada destacada

FLORINDA DONNER: EL COLIBRÍ DE CARLOS CASTANEDA

En 1970 una nueva alumna se había incorporado a la facultad de antropología de UCLA. Menuda, sonriente, de ojos azules y cabello rub...

Etiquetas

Abydos Aerostatos Agra Aleister Crowley Alejandro Agostilli Amaury Rivera Amor André Ballesteros Andrés Ballesteros Andrija Puharich Ángeles Anomalías Anselm Turmeda Antón Szandor LaVey Antonio José Alés Antropología ARP Arqueología Asesinos Aura Avistamientos Bélgica Biblia Brujos Bruno Cardeñosa Budismo California Cao Dai Caras de Bélmez Carlos Castaneda Cartago Casas Encantadas Caso Galdar Caso Mano Cortada Caso Petit-Rechain Causas Solidarias Chamanismo Clara Tahoces Comandante Antonio Munáiz Conspiraciones Contactados Contacto Extraterrestre Corea del Sur Coronel Robert Ressler Criaturas Sobrenaturales criminalidad esoterica Criminalidad Esotérica criminalidad y religión Criminología Crop Circles Cuentos Curanderos David Guerrero Guevara Debates Desapariciones Misteriosas Diluvio Dioses Divulgadores Djinns Dr. Alejandro Parra Dragonfly ECM Egipto El Curandero de Campanillas EL OJO CRÍTICO El Secreto de los Dioses Energías Enrique de Vicente Entrevistas EOC Escépticos Esoterismo Espías Espiritismo Eugenio Siragusa Exorcismos Falsos Misterios fantasmas Fernando Rueda Florinda Donner Fotos Paranormales Fraternidad Cósmica Fraudes y Estafas Esotéricas Galicia Ganges Giorgio Bongiovanni Gracia guardia civil Guatemala Gulf Breeze Haití Helena Petrovna Blavatsky Herbert Thurston Hermanos de UMMO Himalaya Hombres Leopardo Hombres Lobo Humanoide de Penamoa Iglesia Católica Ignacio Darnaude Illuminati ilusionismo In Memoriam India Investigadores Islam J.J. Benitez Jainismo Javier Sierra Jeroglifos Jesús de Nazaret Jim Woodman Jinns Jonathan Reed Jose Luis Jordán Peña José Manuel Garcia Bautista Juan Alberto Perote Juan Pablo II Kama Sutra La Ballena Alegre La Ruta de la Luz La Santa Muerte La Vida Secreta de Carlos Castaneda Lago Uureg Latinoamérica Leyendas y Tradiciones libros Luces Rojas Luis Alfonso Gámez Magia Malawi Mancias Manuel Blanco Romasanta Manuel Delgado Mapas Maravillas del Mundo Margarita Ruíz de Lihory María Gomez Cámara María Lionza María Reiche Marie Besnard Masonería Mauritania Meigas Mentalismo MEO Miguel Pedrero Mikel Lejarza "El Lobo" Milagros Misterios Misterios de la Antigüedad Misticismo Mitos Universales Mongolia Monstruos Marinos Museo de la Muerte Nazca New Age Nina Kulagina Niños Noticias OVNI Oleada Gallega Omm Seti Orbes Ovnis Padre Pilón Paganismo Palacio de Linares Paracas Parapsicología Pedro P. Canto Películas Peligros del Ocultismo Periodistas del Misterio Personajes Famosos Perú Petroglifos Piedras de Ica Pinturas Rupestres Pirovasia Poderes Paranormales Poltergeist Portugal Posesiones Profesor Reverte Coma Reflexiones Religiones Religiones Afro-americanas Revistas del Mundo del Misterio Rituales Robbert Van Den Broeke Rumanía Rusia Sábana Santa Sai Baba Salvador Freixedo Sanadores Santa Compaña Santo Sudario Santos Santuarios Satanismo Sectas Sentencias Judiciales Seres del Más Allá Sijismo sociología criminal Stella Rimington Taj Mahal Telepatía Teleplástias Testigos Tikal Top Secret Túnez UFO LEAKS Ufología UMMO Uri Geller Vampiros Viaje Astral Viajes videncias Videntes videos Vietnan Vimanas Vudú Yeti Yezidis Zangbetos Zombis

.

.

.

Archivo

ACCEDE GRATUITAMENTE A LOS CONTENIDOS DE EOC

ACCEDE GRATUITAMENTE A LOS CONTENIDOS DE EOC
¡DESCARGA TU REVISTA EN PDF GRATIS!