EL CASO ANDRES BALLESTEROS (III): EL CURANDERO DE CAMPANILLAS


Para esos devotos seguidores Andrés Ballesteros era mucho más que un curandero. Era un místico, un visionario, un santo, un auténtico líder espiritual. En las muchas docenas de horas que me pasé en la sala de espera de su consulta escuché constantemente frases como: “Andrés es un ser único en el mundo”; “Después de Cristo, Andrés”; “Que no nos falte nunca, porque yo no sabría que hacer sin él…”, etc. Quiero subrayar este aspecto emocional del caso, porque lo considero fundamental para comprender lo que ha ocurrido.




Y de esos mismos pacientes, seguidores y “discípulos”, rendidos a los pies del Maestro, del “Mesías de Campanillas”, escuché una y otra vez los mismos argumentos: 

“Andrés no cobra nada por sus operaciones, tú le das la voluntad”. Esto es cierto, sin embargo, si Andrés convence a una persona de grandes recursos económicos de que le ha curado un cáncer ¿cuánto dinero vale ese servicio?. Si bien la media de las donaciones podía oscilar en torno a las 5.000 pts en los casos de pacientes humildes, yo mismo he recogido el testimonio de personas que han entregado a Andrés la “voluntad” de hasta 2.000.000 de pesetas. (Repito: DOS MILLONES de pesetas). Y no hablo de un caso aislado…

Otros, desbordantes de agradecimiento, o simplemente fascinados por la personalidad de este nuevo Mesías, le entregaban regalos, propiedades, o favores, imposibles de valorar económicamente.

“Andrés solo opera con Luna Llena, y si quisiese hacerse rico podría consultar todos los días”. El argumento es coherente, aunque en realidad Andrés recibía pacientes también en cuarto creciente y menguante. Y durante meses, mantenía además de en Málaga, otra consulta paralela en el Centro Proyecto Dorado de Madrid, donde también operaba. Esta vez con tarifa fija de 7.000 pts por intervención, más donativos aparte. Realmente, yo no se si Andrés podía recibir más pacientes de los que recibía, ya que durante horas y horas, recibía a un paciente tras otro, terminando la jornada completamente agotado. Y, sinceramente, las cifras millonarias que Andrés recaudaba cada mes, creo que eran más que suficientes para saciar la ambición económica del más pintado. Aprovecho para decir que nunca he pensado que el económico pudiese ser el móvil de Andrés. Ganaba muchísimo dinero, pero no creo que ese fuese su objetivo, sino más bien un beneficio añadido…

“Hay fotos y filmaciones en vídeo de las operaciones”. Es verdad. Desgraciadamente prácticamente todas las fotos cercanas de las operaciones fueron tomadas con la cámara de Andres, quien, sin duda para mayor comodidad del investigador, se ocupaba de revelar el mismo los carretes y seleccionar las mejores imágenes que después entregaba al periodista o investigador de turno. Los que, como yo, tuvimos permiso de Andrés para tomar fotos con nuestra propia cámara, tuvimos que hacerlo desde detrás de la línea de sal. Aunque, justo es reconocer, que en alguna ocasión se ha podido tomar fotos detalladas utilizando un potente teleobjetivo… pero ya me referiré a esas reveladoras fotos. En cuanto a los vídeos, ocurre lo mismo. No ha permitido grabar a terceros ninguna operación integra en la que se vea como abre y cierra el cuerpo. Y en las mejores imágenes, como la operación de cerebro, no se ve en ningún momento la cara de la persona operada, y ni siquiera se aprecia con claridad si se trata de un cerebro humano. Y lo más grave y desconcertante, el trozo de película en que debería verse como abre y cierra el cráneo, han sido borrados de la película ¿¿¿???.






“Hay operaciones irrefutables, como las de testículos, que están fotografiadas”. También es verdad. Y Andrés me obsequió con algunas fotografías espectaculares, de esa operación en concreto. Es una lástima que, si bien aparece con lo que parecen dos testículos en sus manos, mostrándolos a la cámara, el individuo operado aparece con la entrepierna (donde supuestamente han extraído los testículos) tapada con algodones ensangrentados, y no es posible ver que la bolsa de los testículos esta vacía, lo que si demostraría que los testículos del paciente son los que están en las manos de Andres… o al menos que a dicho paciente le habían extirpado los mismos. Algún malpensado llegó a sugerir que en realidad Andrés tenía en las manos criadillas de cordero, y que los testículos del paciente estaban ocultos bajo los algodones blancos que se encuentran rodeando el pene en esa intervención… 

“Muchos médicos han visto las operaciones y no han visto truco”. Naturalmente los médicos son personal cualificado para evaluar la salud de una persona y, todo lo más, para examinar el historial clínico de un paciente, antes y después de una intervención de Andrés. Pero los médicos, como cualquier otro científico, no tienen cualificación para descubrir las técnicas que un ilusionista utiliza en sus espectáculos. Yo mismo he actuado en infinidad de ocasiones ante profesionales de la medicina, que no han podido adivinar cuales son las técnicas de prestidigitación que utilizo en mis demostraciones de falsa telepatía, falsa telekinesis, falso espiritismo, etc. Naturalmente, que los médicos pudiesen ser engañados por un mago, no significa necesariamente que Andrés lo fuese.

“Andrés es capaz de diagnosticar tu enfermedad solo mirando en una tinaja con agua, sin haberte visto antes en su vida”. En este caso, tan solo podríamos sentirnos un poquito desconfiados si nos paramos a pensar que la esposa de Andrés, encargada de coger las citas para cada consulta, a veces con semanas de anticipación, pregunta el nombre del enfermo y la causa de su enfermedad a la hora de cerrar la cita para un día y hora determinado. Alguien un poco crítico podría pensar que en su esposa la que informa a Andrés de la enfermedad por la que acude cada paciente antes de que este entre en la sala de operaciones, y sus 15 años de experiencia con la psicología callejera de los Testigos de Jehová, y años de experiencia como curandero, le permiten deducir el resto…

“Andrés es un humilde trabajador de un almacén, y casi no tiene dinero para vivir”. Es verdad que Andrés paga a Hacienda a través de una empresa OFRAN MALAGA SL, propiedad del hermano de su vecina y principal defensora. Aunque eso solo demuestra que estafaba a Hacienda y nada tiene que ver con que tuviese o no poderes paranormales. Por otro lado el hecho de que tuviese al menos dos casas, una en Campanilla y otra en Casarabonela; al menos dos coches, un utilitario destartalado con el que iba a la consulta y un flamante todoterreno con el que viajaba a su finca en el campo; un lujoso mobiliario en ambas casas, etc. nos sorprende. Desde luego Andrés no es un hombre de clase baja, como pretendían sus devotos (un servidor, familiarizado con el trabajo de muchas ONGs españolas sabe distinguir una familia de pobres recursos, y la de Andrés no se ajusta ni de lejos a ese perfil). Sin embargo, que haya recaudado una pequeña fortuna personal, no significaba tampoco, al menos a mi juicio, que su poderes no fuesen genuinos. Uri Geller es mucho más rico y yo no he podido encontrar explicación para todos sus presuntos poderes PSI.

En otras palabras: los testimonios de sus devotos no probaban que Andres tuviese auténticos poderes sobrenaturales. Y el mismo curandero ponía muchas trabas - al no permitirnos atravesar la barrera de sal para presenciar con detalle como abría o cerraba el cuerpo, al no permitirnos analizar alguno de los tumores extraídos, al no permitirnos contrastar los historiales médicos de los pacientes (apelando a su “secreto profesional”), etc-, para probar dichos poderes. Vamos, que si quería averiguar que los dones sobrenaturales de Andrés eran reales, y demostrarlo, tendría que hacerlo al margen de su propia colaboración.

Acudí a muchos investigadores expertos, que visitaron a Andrés, para reunir sus opiniones. Con algunos, como el equipo del Padre Pilón, llegamos al extremo de visitar la consulta donde operaba, en un día sin pacientes, para “medir” hasta los campos magnéticos existentes en dicho local, en busca de la supuesta “energía sobrenatural” de la que hablaban sus seguidores. Algunos de los componentes del equipo del Padre Pilón, habían presenciado también las operaciones de Andrés, e incluso habían podido fotografiarlas, pero, como en mi caso, desde más allá de la línea de sal. Contrastando nuestro puntos de vista, todos compartíamos un prudente escepticismo en torno a las capacidades paranormales de Andrés.

Luisa Alba, la investigadora mas pertinaz, insistente y tenaz de este caso, también se sentía escéptica, cuando, tras cuatro años de defensa a ultranza del curandero, había podido obtener una muestra orgánica de una de las operaciones. El análisis, para su sorpresa, frustración y desencanto, reveló que no se trataba de restos humanos… si no de ave…

Naturalmente se trataba de la palabra de Luisa contra la de Andrés, y yo no sería justo ni objetivo si confiase a priori en uno de los dos, así que me las apañe para obtener, personalmente, una muestra del algodón empapado en sangre de la paciente tras una de las operaciones que presencié. Conservo la mitad de la misma, y la otra mitad se envió a un laboratorio para su análisis de ADN (análisis, por cierto, costosísimo). Los resultados a ese análisis, tardarían semanas en llegar a mis manos. Y mientras la investigación continuaba.

Una forma de demostrar que las capacidades sobrenaturales de Andrés y de Jonathan, el ser espiritual que le guía en las operaciones y los diagnósticos eran genuinos, era falseando la causa de la consulta. Sin duda, sino la clarividencia de Andrés si los poderes del sobrenatural Jonathan, descubrirían le pequeña broma, dándonos una prueba irrefutable de sus poderes. Y así pedimos cita para falsos enfermos, que acudían con una dolencia errónea. Andrés tenía ahora la oportunidad de demostrarnos que su mensaje espiritual es real; que el más allá de los sentidos existe; que Jonathan y otras formas de vida no humana son reales… Pero Andrés se limitó a repetir el diagnóstico falso que habíamos dado a su mujer por teléfono… ¿cómo era posible? ¿tal vez tenía un mal día? ¿Acaso Jonathan estaba despistado esa tarde?

Repetimos la experiencia una, y otra, y otra, y otra, y otra vez. Y en cada ocasión intentábamos dejárselo más fácil a Andrés para que descubriese nuestro inocente engaño. Al fin y al cabo, si uno de nuestros ganchos decía que tenía ulcera, y Andrés le operaba de la misma, quizás es que realmente nuestro enfermo tuviese la ulcera ficticia y no lo supiera… (Sabía que este sería el argumento que intentarían utilizar sus defensores). Así que terminamos por rizar el rizo hasta límites inverosímiles. Por ejemplo, tomándonos la molestia de llevar a nuestro gancho a un médico para que certificase con el consiguiente informe, el impecable estado del órgano que diríamos a Andrés que estaba enfermo. Andrés ratifico que estaba enfermo y “operó” el órgano sano. Repetimos este experimento en muchos casos, y nos costaba creer que fuese tan sencillo engañar a Jonathan, y a los poderes clarividentes de Andrés y su palangana. Así que decidimos ir aún más allá, y llegamos a enviar, por ejemplo a una mujer cuya matriz había sido extraída (según demuestra el informe médico que obra en mi poder, redactado por el Dr. Nogales, del Dpto. de Ginecología del Hospital Costa del Sol), para que Andrés la operase de la matriz… y lo hizo.

Pero el colmo de los colmos, y la evidencia demoledora, kafkiana y casi humorística, nos llega de las manos de David N. M., un joven gay malagueño, que accedió a vestirse de mujer, y a solicitar una consulta ginecológica con Andrés… Andrés Ballesteros, su palangana, y su guía extraterrestre Jonathan no solo no ratificaron que David tenía un problema ginegologico, sino que Andrés OPERO A DAVID PARA EXTIRPARLE QUISTES OVARICOS¡¡¡

Si no fuese por el drama humano que se esconde tras los miles de personas que pusieron su salud en las manos de Andrés, algunos de los cuales -ya terminales- fallecieron, este esperpéntico episodio de la parapsicología española merecería una caricatura. Pocas veces un curandero ha hecho gala de tan parcos poderes clarividentes como para operar de los ovarios a un joven gay vestido de mujer…

Antes de emitir una conclusión final a Luisa Alba, quien repito que solicitó mi opinión como investigador especializado en fraudes y como ilusionista, recopilé toda la información posible, añadiéndola a mis propias pesquisas. Debo agradecer a la Sociedad Parapsicológica de Málaga, al equipo del Padre Pilón, y a otros muchos investigadores y periodistas que realizaron sus propias pesquisas sobre Andrés Ballesteros, que me facilitasen una brutal cantidad de fotos, vídeos, documentos y testimonios, con los que podrían escribirse varios libros en torno al caso del “hombre milagro” de Campañillas.


POR LA LARGA EXTENSIÓN DE ESTE ARTÍCULO SE HA DIVIDO EN 4 PARTES

PARA LEERLO COMPLETO:




Leave a Reply

Agradezco tu comentario. Solo se publicarán los mensajes escritos correctamente y que no adjunten enlaces.

COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES

Entrada destacada

FLORINDA DONNER: EL COLIBRÍ DE CARLOS CASTANEDA

En 1970 una nueva alumna se había incorporado a la facultad de antropología de UCLA. Menuda, sonriente, de ojos azules y cabello rub...

Etiquetas

Abydos Aerostatos Agra Aleister Crowley Alejandro Agostilli Amaury Rivera Amor André Ballesteros Andrés Ballesteros Andrija Puharich Ángeles Anomalías Anselm Turmeda Antón Szandor LaVey Antonio José Alés Antropología ARP Arqueología Asesinos Aura Avistamientos Bélgica Biblia Brujos Bruno Cardeñosa Budismo California Cao Dai Caras de Bélmez Carlos Castaneda Cartago Casas Encantadas Caso Galdar Caso Mano Cortada Caso Petit-Rechain Causas Solidarias Chamanismo Clara Tahoces Comandante Antonio Munáiz Conspiraciones Contactados Contacto Extraterrestre Corea del Sur Coronel Robert Ressler Criaturas Sobrenaturales criminalidad esoterica Criminalidad Esotérica criminalidad y religión Criminología Crop Circles Cuentos Curanderos David Guerrero Guevara Debates Desapariciones Misteriosas Diluvio Dioses Divulgadores Djinns Dr. Alejandro Parra Dragonfly ECM Egipto El Curandero de Campanillas EL OJO CRÍTICO El Secreto de los Dioses Energías Enrique de Vicente Entrevistas EOC Escépticos Esoterismo Espías Espiritismo Eugenio Siragusa Exorcismos Falsos Misterios fantasmas Fernando Rueda Florinda Donner Fotos Paranormales Fraternidad Cósmica Fraudes y Estafas Esotéricas Galicia Ganges Giorgio Bongiovanni Gracia guardia civil Guatemala Gulf Breeze Haití Helena Petrovna Blavatsky Herbert Thurston Hermanos de UMMO Himalaya Hombres Leopardo Hombres Lobo Humanoide de Penamoa Iglesia Católica Ignacio Darnaude Illuminati ilusionismo In Memoriam India Investigadores Islam J.J. Benitez Jainismo Javier Sierra Jeroglifos Jesús de Nazaret Jim Woodman Jinns Jonathan Reed Jose Luis Jordán Peña José Manuel Garcia Bautista Juan Alberto Perote Juan Pablo II Kama Sutra La Ballena Alegre La Ruta de la Luz La Santa Muerte La Vida Secreta de Carlos Castaneda Lago Uureg Latinoamérica Leyendas y Tradiciones libros Luces Rojas Luis Alfonso Gámez Magia Malawi Mancias Manuel Blanco Romasanta Manuel Delgado Mapas Maravillas del Mundo Margarita Ruíz de Lihory María Gomez Cámara María Lionza María Reiche Marie Besnard Masonería Mauritania Meigas Mentalismo MEO Miguel Pedrero Mikel Lejarza "El Lobo" Milagros Misterios Misterios de la Antigüedad Misticismo Mitos Universales Mongolia Monstruos Marinos Museo de la Muerte Nazca New Age Nina Kulagina Niños Noticias OVNI Oleada Gallega Omm Seti Orbes Ovnis Padre Pilón Paganismo Palacio de Linares Paracas Parapsicología Pedro P. Canto Películas Peligros del Ocultismo Periodistas del Misterio Personajes Famosos Perú Petroglifos Piedras de Ica Pinturas Rupestres Pirovasia Poderes Paranormales Poltergeist Portugal Posesiones Profesor Reverte Coma Reflexiones Religiones Religiones Afro-americanas Revistas del Mundo del Misterio Rituales Robbert Van Den Broeke Rumanía Rusia Sábana Santa Sai Baba Salvador Freixedo Sanadores Santa Compaña Santo Sudario Santos Santuarios Satanismo Sectas Sentencias Judiciales Seres del Más Allá Sijismo sociología criminal Stella Rimington Taj Mahal Telepatía Teleplástias Testigos Tikal Top Secret Túnez UFO LEAKS Ufología UMMO Uri Geller Vampiros Viaje Astral Viajes videncias Videntes videos Vietnan Vimanas Vudú Yeti Yezidis Zangbetos Zombis

.

.

.

Archivo

ACCEDE GRATUITAMENTE A LOS CONTENIDOS DE EOC

ACCEDE GRATUITAMENTE A LOS CONTENIDOS DE EOC
¡DESCARGA TU REVISTA EN PDF GRATIS!