SAN PEDRO: EL CAMINO DEL SHAMAN




Contuve las nauseas y las ganas de vomitar cuando el shamán acercó el vaso a mis labios. Una sustancia viscosa, de color verde, desbordaba el recipiente, prolongando varias lenguas de babas hasta el suelo. Su apariencia era la de mocos. Apoyando la mano izquierda en la muñeca derecha, comprobé que mi ritmo cardíaco había subido a 100 pulsaciones por minuto, y mi respiración estaba muy agitada.


Intenté tranquilizarme al aceptar el vaso rebosante de aquella sustancia de aspecto repugnante, para llevármelo a la boca. Llené los pulmones, cerré los ojos, y empecé a tragar. Aquellos mocos verdes eran mucho más densos de lo que aparentaban, y más que bebidos debían ser masticados. Como si de puñados de algas se tratase, tenía que cortar con los dientes cada bocado para poder ingerirlo. Y con cada uno tenía que tragarme las arcadas para no vomitar.

Poco después de la segunda toma de aquella sustancia que me ofrecía el shamán, mi mente empezó a expandirse. El tiempo se dilataba. El espacio se contraía. Y de pronto me hice consciente de que era “invisible” y podía “volar”. El San Pedro, un cactus utilizado por los shamanes andinos desde hace miles de años, me había abierto las puertas de la percepción, proyectándome en un increíble viaje al fondo de la mente…

San Pedro, el guardián del cielo

El San Pedro, ha sido utilizado por brujos, hechiceros, médicos tradicionales y shamanes, desde los albores de la historia. Nadie sabe precisar cuando, y lo que es más importante, como, los antiguos sacerdotes de las culturas precolombinas, descubrieron que en la composición química de hongos, cactus o lianas, se encerraban sustancias químicas que, convenientemente preparadas, podían alterar la percepción de la mente humana.


De hecho existen imágenes de estas plantas de poder reflejadas en bajorrelieves como los del templo de Chavin de Huantar, donde se representa al shamán, vestido con la piel de un felino, que lleva en sus manos el citado cactus.

Ningún estudioso duda ya de la trascendencia que los antiguos incas conferían al cactus San Pedro, así como a los animales sagrados y a los seres mitologicos ya en los lejanos periodos del llamado "Horizonte Temprano" (1000-400 a.C.) y del "Intermedio Temprano" (400 a.C.-540 d.C.). 

Según estudiosos como Larco Hoyle, una serie de cerámicas de la Cultura Lambayeque y Mochica dejan claro que los mochicas estaban fuertemente familiarizados con el uso "medicinal" del San Pedro. Este cactus era cultivado cerca y en las inmediaciones de las viviendas con el fin de que su proximidad a ellas fuera propicio para que el espíritu de la planta protegiera a los moradores. Y cuando llegaba el momento de la recolección, esta se celebraba preferentemente en plenilunio y de noche. Entonces se efectuaba un misterioso ritual acompañado de rezos y cánticos destinados a solicitar al poder que residía en la planta que asistiera y favoreciera al curandero o shaman para poder darle una "vision" o para poder sanar la enfermedad. Este ritual era muy misterioso y sólo podían asistir a el los iniciados, ya que -según ellos- su consumo podía suponer un peligro para los profanos. Bien utilizado, no obstante, el San Pedro podía abrirles las puertas del cielo… de ahí su nombre.

Todas esas “plantas de poder” contienen elementos enteógenos (palabra que significa “experiencia interna de Dios”, y el cactus denominado San Pedro es en realidad la especie conocida como Trichocereus Pachanoi. Otra variedad importante es el Trichocereus Peruvianus, que parece tener más contenido en mescalina que el Pachanoi. Ambas son utilizadas en Perú, Ecuador, Bolivia o México como instrumento para acceder a otros planos de la conciencia. Su nombre, “San Pedro” hace referencia a las propiedades enteogénicas del cactus, pues lleva el nombre del santo cristiano que precisamente guarda las puertas del Cielo. En centroamérica el San Pedro recibe también los nombres de “aguacolla” o “gigantón”.

Carlos Iruri Palomino es shamán. Lleva más de 30 años trabajando con el San Pedro, y es uno de los sacerdotes incas que peregrina periódicamente hasta Machu Pichu para realizar sus rituales.

Machu Pichu, además de un centro turístico y un emplazamiento arqueológico de enorme importancia internacional, continua siendo el centro ceremonial, el templo shamánico que siempre fue. Allí concerté mi participación en el ritual de ingesta del San Pedrito que Carlos Iruri realizaría unos días después, en las entrañas del Valle Sagrado.


Categories: , ,

Leave a Reply

Agradezco tu comentario. Solo se publicarán los mensajes escritos correctamente y que no adjunten enlaces.

COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES

Entrada destacada

FLORINDA DONNER: EL COLIBRÍ DE CARLOS CASTANEDA

En 1970 una nueva alumna se había incorporado a la facultad de antropología de UCLA. Menuda, sonriente, de ojos azules y cabello rub...

Etiquetas

Abydos Aerostatos Agra Aleister Crowley Alejandro Agostilli Amaury Rivera Amor André Ballesteros Andrés Ballesteros Andrija Puharich Ángeles Anomalías Anselm Turmeda Antón Szandor LaVey Antonio José Alés Antropología Apariciones Marianas ARP Arqueología Asesinos Aura Avistamientos Bélgica Biblia Brujos Bruno Cardeñosa Budismo California Cao Dai Caras de Bélmez Carlos Castaneda Cartago Casas Encantadas Caso Galdar Caso Mano Cortada Caso Petit-Rechain Causas Solidarias Chamanismo Clara Tahoces Comandante Antonio Munáiz Conspiraciones Contactados Contacto Extraterrestre Corea del Sur Coronel Robert Ressler Criaturas Sobrenaturales criminalidad esoterica Criminalidad Esotérica criminalidad y religión Criminología Crop Circles Cuba Cuentos Curanderos David Guerrero Guevara Debates Desapariciones Misteriosas Diluvio Dioses Divulgadores Djinns Dr. Alejandro Parra Dragonfly ECM Egipto El Curandero de Campanillas EL OJO CRÍTICO El Secreto de los Dioses Energías Enrique de Vicente Entrevistas EOC Escépticos Esoterismo Espías Espiritismo Eugenio Siragusa Exorcismos Falsos Misterios fantasmas Fernando Rueda Fidel Castro Florinda Donner Fotos Paranormales Fraternidad Cósmica Fraudes y Estafas Esotéricas Galicia Ganges Giorgio Bongiovanni Gracia guardia civil Guatemala Gulf Breeze Haití Helena Petrovna Blavatsky Herbert Thurston Hermanos de UMMO Himalaya Hombres Leopardo Hombres Lobo Humanoide de Penamoa Iglesia Católica Ignacio Darnaude Illuminati ilusionismo In Memoriam India Investigadores Islam J.J. Benitez Jainismo Javier Sierra Jeroglifos Jesús de Nazaret Jim Woodman Jinns Jonathan Reed Jose Luis Jordán Peña José Manuel Garcia Bautista Juan Alberto Perote Juan Pablo II Kama Sutra La Ballena Alegre La Ruta de la Luz La Santa Muerte La Vida Secreta de Carlos Castaneda Lago Uureg Latinoamérica Leyendas y Tradiciones libros Luces Rojas Luis Alfonso Gámez Magia Malawi Mancias Manuel Blanco Romasanta Manuel Delgado Mapas Maravillas del Mundo Margarita Ruíz de Lihory María Gomez Cámara María Lionza María Reiche Marie Besnard Masonería Mauritania Meigas Mentalismo MEO Miguel Angel Santano Miguel Pedrero Mikel Lejarza "El Lobo" Milagros Misterios Misterios de la Antigüedad Misticismo Mitos Universales Mongolia Monstruos Marinos Museo de la Muerte Nazca New Age Nina Kulagina Niños Noticias OVNI Oleada Gallega Omm Seti Orbes Ovnis Padre Pilón Paganismo Palacio de Linares Paracas Parapsicología Pedro P. Canto Películas Peligros del Ocultismo Periodistas del Misterio Personajes Famosos Perú Petroglifos Piedras de Ica Pinturas Rupestres Pirovasia Poderes Paranormales Poltergeist Portugal Posesiones Profesor Reverte Coma Reflexiones Religiones Religiones Afro-americanas Revistas del Mundo del Misterio Rituales Robbert Van Den Broeke Rumanía Rusia Sábana Santa Sai Baba Salvador Freixedo Sanadores Santa Compaña Santo Sudario Santos Santuarios Satanismo Sectas Sentencias Judiciales Seres del Más Allá Sijismo sociología criminal Stella Rimington Taj Mahal Telepatía Teleplástias Testigos Tikal Top Secret Túnez UFO LEAKS Ufología UMMO Uri Geller Vampiros Viaje Astral Viajes videncias Videntes videos Vietnan Vimanas Vudú Yeti Yezidis Zangbetos Zombis

.

.

.

Archivo

ACCEDE GRATUITAMENTE A LOS CONTENIDOS DE EOC

ACCEDE GRATUITAMENTE A LOS CONTENIDOS DE EOC
¡DESCARGA TU REVISTA EN PDF GRATIS!