LA FALACIA DEL “PREMIO A QUIEN DEMUESTRE …”



Todos lo hemos escuchado en alguna ocasión. En la mayoría de debates, conferencias o polémicas sobre lo paranormal, los miembros del MEO argumentan que la Fundación Randi ha ofrecido un premio de 1.000.000 de dólares, a quien pueda demostrar (según su criterio) que lo paranormal existe. El impacto psicológico de esta afirmación en la audiencia suele ser demoledor, y su repercusión publicitaria altamente rentable. 




Pero los propagandistas del movimiento pseudoescéptico organizado no ha sido el único colectivo que se ha dado cuenta del efecto propagandístico de este recurso…

10.000 € A QUIEN DEMUESTRE QUE LA TIERRA NO ES PLANA

En marzo de 2018 Howard George Stirrup, un conocido youtuber activista del movimiento terraplanista ofreció un premio de 10.000 euros a quien pueda demostrar que la tierra no es plana. Stirrup, británico residente en Benidorm (España) aseguró a través de Facebook y Youtube, que la bastaría una simple foto en la que se aprecie una mínima curvatura en la superficie terrestre...  

1.000 ₤ A QUIEN DEMUESTRE QUE EL SIDA EXISTE: 



En diciembre de 1995, la revista Continuum, una especie de órgano semioficial de escépticos que no creen en la existencia del SIDA, estableció un premio de 1000 libras esterlinas a “la primera persona que encuentre un artículo científico estableciendo el aislamiento del VIH”, es decir, a quien demuestre que el Virus de la Inmunodeficiencia Humana existe.

La convocatoria del premio comienza con esta provocación “Blind romantics still believe HIV causes AIDS”. 

Posteriormente, otras organizaciones , como el grupo español Centro Orientativo de Bio-Regeneración Aplicada (C.O.B.R.A.), han promovido hasta ocho convocatorias similares desde 1996. 

El premio a quien demuestre que el SIDA existe, continúa tan desierto como el de la Fundación Randi, pero la provocación mediática que suscita se ha traducido en una gran publicidad para ambas fundaciones.

1.000.000 $ A QUIEN DEMUESTRE QUE NO EXISTE EL MAS ALLA: 

Víctor James Zammit, abogado de la Corte Suprema de Nuevo Gales y de la Corte Superior de Australia, es el autor del libro de distribución gratuita: “El caso de la vida después de la vida”, en el que pretende reunir todas las evidencias de la supervivencia a la muerte, desde el punto de vista del derecho, y aplicables a un Tribunal de Justicia. 

Tan seguro está Zammit de sus argumentos, que presentó ante notario un cheque de 1.000.000 de dólares como premio a quien puede aportar una sola evidencia de que no existe vida después de la muerte.


50.000 $ A QUIEN DEMUESTRE QUE EL HOLOCAUSTO EXISTIÓ: 

El Institute for Historical Review ((Instituto para la revisión histórica, conocido por sus siglas en inglés IHR), fue fundado en 1978, en Estados Unidos, por William David McCalden, Willis Carto, Harry Elmer Barnes y A. J. Taylor. Es una asociación académica con sede en California, que constituye el principal centro del revisionismo histórico y se dedica a retar públicamente la veracidad histórica del Holocausto. 

En 1980 ofrecieron un premio de 50.000 dólares a quien pudiese aportar alguna evidencia de que “al menos un judío había sido gaseado en un campo de concentración” y 25.000 dólares más si alguien podía probar que el Diario de Anne Frank era auténtico. La provocación del premio IHR, alentada por todas las organizaciones neonazis y revisionistas del mundo, se tradujo en una impagable publicidad internacional, mucho más valiosa que esos 50.000 $.

¿Sabias que…?

Como contrapartida al CSICOP, se creó el Comité Científico para Evaluar las Criticas Pseudo-escépticas en contra de lo Paranormal (SCECOP), integrado por investigadores profesionales y amateurs del misterio. Cuenta con el apoyo del premio Nobel de Física Dr. Brian Josepson. Su web es:


El “escéptico” profesional norteamericano Richard Wiseman publicó una crítica reciente en contra de la investigación experimental en parapsicología. 

Chris Carter, creador de Expediente-X y autor del libro “Parapsychology and the Skeptics” publicó recientemente en el Journal of the Society for Physical Research una refutación del artículo de Wiseman, documentando la hipocresía de sus argumentos que puede leerse en:


Recientemente el pseudoescéptico y mago James Randi se vio obligado a reconocer que había manipulado datos con objeto de desacreditar, sin pruebas, las investigaciones del bioquímico y fisiólogo Rupert Sheldrake:


Es lógico y razonable que los pseudoescépticos no inviertan tiempo, esfuerzo ni dinero en investigar fenómenos que, a priori, consideran inexistentes. Las pocas veces que han aceptado poner a prueba sus prejuicios sobre estas materias, han resultado dolorosamente escaldados. 

El caso del reto interpuesto por el pseudoescéptico Michael Shermer al astrólogo Jeffrey Armstrong (que concluyó con un 77% de aciertos en los 137 experimentos) dejó un amargo sabor de boca en el CSICOP. El vídeo del reto esta accesible en:







Leave a Reply

COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES

Entrada destacada

TABU: EL TESTIGO COMO OBJETO COMERCIAL

Riiing, riiing… Suena el teléfono. Otra vez. En esta ocasión llaman de El Programa de Ana Rosa, o el de Susana Griso, o el de Iker...

ACCEDE GRATUITAMENTE A LOS CONTENIDOS DE EOC

ACCEDE GRATUITAMENTE A LOS CONTENIDOS DE EOC
¡DESCARGA TU REVISTA EN PDF GRATIS!