VAMPIROS VERSUS ASESINOS EN SERIE


Existe un tipo de vampiro, que en tanto asesina para beber sangre humana, no suelen citar los upirólogos: los fascinantes "serial killers".

En la sede central del F.B.I. en EEUU, se custodia el mejor archivo sobre asesinos en serie del mundo. Y entre los nombres de algunos de esos "Stars" del crimen, destacan los de satanistas como Richard Ramírez, Charles Manson o "El Hijo de Sam", que merecerán un estudio en profundidad en el futuro. Esos asesinos cometieron numerosos crímenes bajo la influencia de un culto satánico. 



Otros casos, como el legendario "Asesino del Zodíaco" (quien se atribuía 37 víctimas) que trajo de cabeza al Departamento de Policía de San Francisco entre 1969 y 1974, y jamás fue capturado, presentan un claro componente esotérico. Sin embargo, en la historia de la criminología también se contemplan los casos de dementes visionarios que, como si de verdaderos vampiros se tratase, cometieron infinidad de asesinatos, bebiendo la sangre de sus víctimas o devorando sus cuerpos.

Obviaré casos tan célebre como Gilles de Rais, Elisabeth Bathory, Vicent Verzeni o el Sargento Bertrand, por existir sobrada bibliografía al respecto, y ser casos demasiado antiguos. Me limitaré a recordar algunos de los más célebres "vampiros en serie" procesados judicialmente en el siglo XX.

GEORG KARL GROSSMAN: 

Fue detenido en agosto de 1921, cuando un vecino escuchó los gritos de una joven y llamó a la policía, siendo Grossman sorprendido mientras se bebía la sangre de su última víctima. Los analistas de la policía identificaron los restos de al menos tres mujeres asesinadas en las tres semanas anteriores a la detención, pero se encontraron docenas de prendas de ropa y efectos femeninos en el apartamento. Es imposible calcular cuantas fueron las víctimas exactas de Grossman. Los cálculos más aceptados por los criminalistas hablan de unas cincuenta.

"EL VAMPIRO DE HANNOVER": 

El caso Haarmann parece una réplica del caso Grossmann, tan cercano en el espacio y en el tiempo. Haarmann elegía a sus víctimas en la estación de ferrocarril de Hannover. Principalmente niños o jóvenes que habían huido de casa, o llegaban a la capital en busca de trabajo. Haarmann fue declarado culpable de 27 asesinatos de muchachos, de entre doce y dieciocho años. Sin embargo Haarmann llegó a decir que "podrían haber sido unos 40". Los mataba, bebía su sangre y comía parte del cuerpo.


"EL VAMPIRO DE DÜSSELDORF": 

Durante el proceso, iniciado el 13 de abril de 1931, los magistrados tuvieron que soportar la gélida descripción que Peter Kürten hizo de sus crímenes: "Necesitaba sangre como ustedes necesitan alcohol". Confesó con todo detalle como asesinaba a sus víctimas, algunas niñas de solo cinco años, usando un martillo, tijeras, etc,  destrozando absolutamente los cadáveres. Decía que Jack el Destripador era su ídolo...

ALBERT FISH: 

Cuando fue detenido, la policía encontró muchos recortes de prensa referentes al caso Haarmann en el apartamento de Albert Fish. Recortes que fueron utilizados como prueba durante el juicio que se inició en el Tribunal de White Plains el 12 de marzo de 1935.

Definido por la prensa como "el criminal mas repulsivo de todos los tiempo", Fish es un buen ejemplo de "asesino místico". Según sus allegados, se proclamaba la reencarnación de Cristo y "el instrumento de Dios contra la Humanidad", algo que repitió durante el juicio. "Beber su sangre -declaró- me producía verdaderos arrebatos de éxtasis sexual". 

FLORENCIO FERNANDEZ: 

El 14 de febrero de 1960, y tras pintoresca operación policial se detuvo al vampiro argentino. Hacía semanas que varias jóvenes estaban siendo atacadas por un individuo que, aprovechando la oscuridad nocturna, penetraba en el interior de los domicilios de sus víctimas, aprovechando que se acostaban con las ventanas abiertas a causa del calor reinante en esas fechas. Una vez dentro de la casa, se avalanzaba sobre ellas mientras dormían, sujetándolas a la cama y mordiendo profundamente sus gargantas para beber su sangre.

MARCELO DE ANDRADE: 

El año 1992 entró salpicado de sangre para la prensa del Brasil. "Bebía su sangre para mantenerme joven y guapo"; con tan insólita declaración el brasileño de 25 años Marcelo Costa de Andrade pretendía justificar sus brutales crímenes. Captaba a los niños en las zonas marginales de Río, y los convencía para que le acompañases ofreciéndoles comida, golosinas o dinero. Los mataba a golpes y los violaba, dejando bandejas con comida al lado de los cadáveres. Después compraba los periódicos para ver si los cuerpos habían sido hallados.

FILITA MALISHA: 

El 23 de marzo de 1995 una anciana de 60 años oriunda de Solwezi (Zambia) se personó por propia voluntad en la comisaría de policía para confesar que había asesinado a siete de sus hijos. Según declaró Filita Malisha, había asesinado a sus hijos a lo largo de varios años, en rituales de magia negra que había aprendido de su madre. Y tras asesinarlos, bebía su sangre y comía parte de los cadáveres. 




Leave a Reply

COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES

Entrada destacada

EL SECRETO DE LOS DIOSES

Hace ya varios años que un grupo de investigadores soviéticos presentaron esta teoría en un congreso mundial de arte rupestre celebrado...

Archivo

ACCEDE GRATUITAMENTE A LOS CONTENIDOS DE EOC

ACCEDE GRATUITAMENTE A LOS CONTENIDOS DE EOC
¡DESCARGA TU REVISTA EN PDF GRATIS!