I - DARO: EL CASO “PERFECTO” DE CONTACTO EXTRATERRESTRE


Aunque pudiera parecerlo, lo que se relata en este informe no es una novela policíaca, sino la crónica de una concienzuda, larga y costosa investigación sobre un caso de supuesto contacto OVNI. Un “caso perfecto” plagado de fotografías, grabaciones y hechos “inexplicable” donde para distinguir la verdad de la mentira se requirió el concurso de numerosos expertos y una buena dosis de intuición: Javier Sierra, Clara Tahoces, José Juan Montejo, Fernando Magdalena, el Dr. Alfredo Bonavida, Enrique Padial, José Alberto Gómez Creo, Suso Freiriz, José Maria Casas Huguet, etc.

Un caso que nos enseña mucho sobre la metodología de la investigación, sobre los errores de los “ufólogos científicos”, de como se gestaron (probablemente) otros casos como UMMO, etc.

Si tiene curiosidad por saber de primera mano cómo trabajan los investigadores ufológicos, ahora tiene la oportunidad de descubrirlo.

PARTE I: EL TESTIMONIO

Parecía lo que durante tantos años había estado persiguiendo frenéticamente. Aparentemente tenía ante mí el “caso perfecto”. Jamás un contactado español, y muy pocos en todo el mundo, había presentado evidencias tan contundentes. El archivo del caso reúne más de 45 cintas magnetofónicas con entrevistas, vigilancias, etc., así como más de 250 páginas que incluyen una docena de informes filológicos, fotográficos, sonográficos, psicológicos, etc.

Sobre mi mesa tenía las fotografías de OVNIs tomadas por el testigo, así como más de 40 filmaciones, nocturnas y diurnas, de las naves con que decía comunicarse. Por otro lado, el contactado habla llegado a grabar magnetofónicamente el sonido de los OVNIs e incluso algunas de sus conversaciones con los supuestos extraterrestres en el transcurso de sus “encuentros” con ellos (puedes escucharlas al final del artículo). Una serie de mensajes, aparentemente no mesiánicos y de un rico contenido filosófico, completaban el informe. Y, por si todo eso fuera poco, casi media docena de personas más de distintas provincias –entre ellas yo- habíamos recibido llamadas telefónicas de los presuntos alienígenas… ¿Quién podría dar más?

El “caso Daro” -así convenimos en denominarlo- constituía para mí un reto. Jamás me había enfrentado a nada remotamente parecido. No se trataba de un individuo más o menos bienintencionado que me relataba un supuesto contacto imposible de avalar más que con su palabra o, como mucho, un par de fotos desenfocadas. Este caso lo tenía todo.

Era consciente de que llegar a probar un solo suceso de contactismo supondría una revolución no sólo en el seno de la ufología internacional, sino para todo el conocimiento científico. Por eso era tan importante realizar una meticulosa investigación. Ahora sería mi sentido crítico y mi cualificación como investigador del fenómeno OVNI lo que tendría que jugar una excitante “partida de ajedrez” contra uno de los fenómenos más escurridizos del mundo misterioso; y el primer movimiento se produjo el 15 de Marzo de 1990…

CRONOLOGÍA DE UN CONTACTO

Conocí a Ismael Rodriguez aquel jueves 15 de Marzo de 1990 en el transcurso de un estudio que nada tenía que ver con los OVNIs. Ismael era un ejecutivo venezolano afincado en España desde hacía dos años. Aseguraba haber pertenecido al grupo de seguidores de un gurú hindú (Sathya Sai Baba) que yo estaba -y continúo- investigando. Mantuvimos una larga conversación, pero el comienzo de nuestra relación ufologica no se iniciaría hasta siete meses después.

En aquel momento –este detalle será importante- Ismael era un hombre casado, y padre de dos hijas. Pude conocer a su esposa. Pero pocos meses después se divorciaría, dejaría su casa en La Coruña y se mudaría a Fonteculler, en Culleredo, a un apartamento donde viviría solo a partir de entonces. En ese apartamento, y en soledad, es donde se producirían los acontecimientos más relevantes del caso…

Un día de Octubre Ismael acudió a mi casa visiblemente emocionado. Me relató que había protagonizado una serie de experiencias paranormales, recibiendo información a través de la pantalla de su televisor, que se encendía solo en plena noche.

Confieso que mi teoría para las experiencias del testigo fue la de una experiencia hipnagógica o hipnopómpica. Probablemente -pensé en un primer momento- Ismael se había despertado de madrugada tras un sueño vívido y su mente habla registrado la experiencia como una realidad no onírica. No obstante, le sugerí que si su televisor volvía a encenderse y emitir imágenes o sonidos paranormales, conectase el vídeo y procediera a grabar cuanto allí apareciese.

Y me olvidé del asunto hasta que, unos días después, Ismael me visitó para relatarme un nuevo contacto, esta vez con mensajes “científicos” sobre extraños conceptos cósmicos como “nubes lúdicas”, “viales en el tiempo”, “unidades chip ciberneticobiológicas” o “rayos de avataridad”.

“Intenté grabado todo, pero los mandos del vídeo y la televisi6n no funcionan durante la experiencia”, me dijo. Así pues, le sugerí que la próxima vez tuviese a mano un magnetófono para grabar al menos algún sonido.

A mediados de Noviembre vino de nuevo para narrarme sus contactos, pero esta vez no traía sólo su testimonio. Con toda naturalidad, me entregó una cinta: “Esta vez he podido grabarlo”, aseguró.

Efectivamente, en la grabación se reconocía la voz de Ismael interrogando reiteradamente a otro individuo de voz grave y ligeramente distorsionada. Había grabado parte de su conversación, totalmente inteligible, con un supuesto extraterrestre.

Aquello daba un giro de 180 grados al caso. Ya no habla lugar para hipótesis psicológicas: o Ismael mentía y había falsificado la cinta o estábamos ante un auténtico caso de contacto.

El 3 de Diciembre de 1990, durante uno de los supuestos contactos, Ismael pudo copiar de la pantalla del televisor el alfabeto alienígena además de una serie de planos y gráficos de carácter técnico. Asimismo, Daro -nombre del comandante del grupo de extraterrestres con quienes Ismael aseguraba contactar- le informó sobre otras civilizaciones no humanas que visitaban nuestro planeta, como los ashtariens, los urinelts, los gandharves o los ummitas…

El objeto de estas comunicaciones, según habría informado Daro, era la formación de soreles (un sorel es una especie de “soldado” en la “Gran Confrontación” entre la luz y las tinieblas que le han dicho que se avecina).

En Enero de 1991 inserté varios anuncios en revistas, periódicos y programas de radio especializad@s (Karma7, Más Allá, Espacio en Blanco, etc) buscando a alguien que conociese los conceptos “Daro” o “sorel”.

Si como afirmaba Ismael, existían otras personas en España que contactaban con la misma entidad, sería interesante que reaccionasen ante estos anuncios que, por otra parte, no relacionaban en ningún momento esos términos con el fenómeno OVNI.

Una contactada venezolana afincada en Orense, Marta G., me escribía el 17 de ese mismo mes una carta donde indicaba que el nombre “Daro” le recordaba un mensaje recibido por ella años atrás…

El 21 de Enero, durante un nuevo interrogatorio, Ismael me haría un comentario muy importante, dados los sucesos que ocurrirían tres meses después. Afirmaba haber visto unas extrañas luces (OVNIs) siguiendo su coche… daba a un extraño personaje (¿extraterrestre?) que había conocido años atrás y del que habla obtenido una grabación en casa de Rafael Farriols (protagonista fundamental del affaire UMMO).

DARO, EL EXTRATERRESTRE, APARECE EN ESCENA

Un mes después, a primera hora del 20 de Febrero, Ismael me telefoneaba muy excitado: necesitaba verme.

Me contó que esa madrugada, al regresar a su casa, se habla encontrado un extraño personaje agazapado en su portal (entonces vivía en las afueras de La Coruña) y que, al dirigirse al ascensor, el misterioso individuo se le había acercado, identificándose como Daro.

Se trataba, presuntamente, de su primer contacto personal con los alienígenas.

Le insté a que, la próxima vez que esto ocurriera, procurara fotografiar al extraterrestre con una cámara que yo mismo le presté. Ésta estaba preparada de forma que fuera imposible manipular las imágenes: había sido lacrada y con el carrete que había en su interior yo había tomado dos fotos de control, rebobinando el contador a cero. Por tanto, Ismael ignoraba que si abría la cámara para manipular o cambiar el carrete yo lo sabría.

Poco tiempo después Ismael me dijo que habla mantenido dos nuevas entrevistas con el alienígena los días 26 y 28 de Febrero, parte de las cuales había grabado. Algo que, decía Ismael, no gustó nada a Daro.

Además me aseguró que Daro había prometido volver esa misma noche a su casa. Ni que decir tiene que me pegué a Ismael como una lapa.

Pese a sus reticencias iniciales, mi insistencia fue mayor. Tras años de perseguir el fenómeno en las situaciones más comprometidas no iba a dejar escapar esa oportunidad, así que me pasé toda la noche haciendo “guardia” en casa de Ismael, lo que me valió por la mañana una buena bronca familiar.

Naturalmente, Daro no apareció y a las ocho de la mañana me marché. Sin embargo,durante aquella larga noche habían sucedido algunas cosas “extrañas”: el televisor se había encendido solo y dos fotografías de un extraño objeto esférico, tomadas en el salón de Ismael –donde nos encontrábamos- se habían “materializado” sobre una mesa.

Le pedí la cámara que le había prestado y comprobé que el lacre invisible que yo mismo había puesto estaba roto y que no había carrete. Tras analizar el papel de dichas fotos, acudí con ellas y con una foto de la cara del testigo al laboratorio donde habían sido reveladas. Allí pregunté si recordaban a aquel señor o haber revelado esas imágenes. El resultado de pesquisa fue negativo. Por el QSS de La Coruña pasaban cientos de clientes a diario…

Ismael volvió a telefonearme el 1 de Marzo y me explicó que se ha vuelto a encontrar con Daro y otros dos seres más y que les había increpado por no haber acudido a la cita en mi presencia. Pero, según Daro -añadió Ismael-, no habían ido porque yo no estaba preparado para un contacto físico. Ismael pudo grabar la conversación y, como siempre me dio la cinta original que conservo en mi archivo.

Al día siguiente entregué copia de las grabaciones al licenciado en Filología por la Universidad de Santiago Alberto Gómez Creo, pero no le dije nada sobre la nacionalidad del testigo ni sobre el contexto ufológico de la grabación con el fin de que su análisis lingüístico fuera más objetivo. Según mi conocimiento era la primera vez que se sometía a un estudio filológico una grabación con las voces de unos supuestos extraterrestres. Se me ocurrió que la filología podría ser una buena herramienta para validar el caso. El estudio se prolongaría durante varias semanas…

Poco después, el 4 de Marzo, el estudioso Fernando Magdalena recibía una llamada telefónica en el Centro de Investigaciones Psicobiofísicas (donde yo había expuesto anteriormente la situación del caso a tres colegas: Carlos Fernández, Javier Akerman y Fernando Magdalena, en busca de sugerencias para afrontar un caso tan complejo). El comunicante dijo: “Soy Daro… sintonice la televisión en el canal 42″. La conversación fue breve, pero con esa llamada Magdalena venia a unirse a los protagonistas de este rompecabezas.

¡UNA NAVE PERSIGUE MI COCHE!

El 8 de Marzo el caso daría un nuevo giro. Ismael me telefoneó muy excitado a primera hora. Se presentó a la reunión despeinado, con ojeras y con una nueva grabación. Esa madrugada -me contaría- regresaba de Lugo hacia La Coruña cuando se encontró de nuevo con las misteriosas luces que lo seguían desde el cielo esporádicamente.

Yo le había pedido que llevase siempre la pequeña grabadora con la que había registrado las voces de los supuestos extraterrestres, y en esta ocasión la había tomado para grabar, mientras conducía, sus impresiones de lo que estaba viendo. Según puede oírse en la cinta, a las 3:40 AM avista “la luz que habitualmente sigue mi coche”. En otra grabación afirma que desde su vehículo puede divisar en la lejanía otro OVNI.

Por fin, a las 4,03 se produce una tercera grabación, esta vez con un potente sonido de fondo muy similar a los calificados por Billy Meler como el “motor de los OVNIs”.

Ismael exclama angustiado: “¡Está encima del coche, a no más de cinco metros!” (su vehículo tiene ventana en el techo). Y añade: “¡Dios!, si acelero, acelera también. Lo veo por la ventanilla del coche. Es todo de luz y alrededor es metálico…¡Dios!… (ininteligible>. ¡Viene un coche de frente!”… (La grabación puede escucharse en el archivo adjunto al final del artículo).

En ese instante la grabación se suspende bruscamente debido a un sonido pulsante (similar al rozamiento de un taco de madera sobre una superficie rugosa) que dura 22 segundos más.

Como siempre, y en un intento por demostrar total transparencia y colaboración con este investigador, Ismael me entregó la cinta original, que también conservo en mi archivo.

Si atendemos a las explicaciones de Ismael, ésta sería la primera grabación magnetofónica realizada por un abducido durante su rapto,ya que -según dijo- inmediatamente después de registrar estas palabras fue “bañado” por un potente rayo de luz y trasladado a una sala luminosa en la que se encontraba un extraterrestre alto, rubio y enfundado en un mono plateado. Éste sería su primer encuentro con Argowe, el alienígena con quien, siempre según el protagonista de esta historia, estaría en contacto a partir de entonces.

Mientras tanto, mis investigaciones por conectar con gente relacionada de alguna manera con Daro iban dando fruto.

El 10 de Marzo de 1991 recibía una carta matasellada en Cádiz y firmada por un tal Servando Martínez que aseguraba que, en 1985, había conocido en un café de Isecotel (Jerez de la Frontera) a “dos extraños personajes”, uno de los cuales se presentó como “Saro, Daro o Maro”. Después de hablarle sobre su vida -explicaba la misiva-, le regalaron una radio con la que posteriormente podría comunicarme con ellos”.

La carta no traía más remite que S. M. Cádiz, y, como era de esperar, me fue imposible localizar a ningún Servando Martínez. El extraño comunicante no volvió a dar señales de vida.

Llegados a este punto debo decir que yo mismo he recibido extrañas llamadas de Daro, Argowe y todo tipo de supuestas entidades alienígenas,de cuyas grabaciones poseo las correspondientes cintas. Fue entonces cuando decidí insertar nuevos anuncios solicitando información sobre Argowe, sorel y Daro en medios de comunicación especializados.

El 15 de Abril, el veterano investigador José María Casas Huget visitó La Coruña e Ismael aceptó describir su caso al co-fundador del Centro de Estudios Interplanetarios (CEI). Posteriormente otros investigadores ufológicos, como Javier Sierra, Gabriel Carrión o Salvador Freixedo tendrían la oportunidad de conocer personalmente a este “contactado”.

Entretanto, Daro volvía de nuevo a las andadas.

El lunes 29 de Abrll se puso en contacto telefónicamente con la venezolana Marta G., quien tuvo ocasión de grabar las tres últimas palabras de esta conversación: “Habrá contacto próximamente”. El viernes 10 de Mayo haría lo propio conmigo, aunque en esta ocasión su mensaje quedaría registrado en el contestador: “Sólo habrá contacto con usted, señor, y la mujer, el 27 de Mayo”.

Decidí entonces reunir todas las grabaciones con las voces de 1os supuestos extraterrestres –incluido el sonido del “motor del OVNI” registrado por Ismael- y enviar el dossier al profesor de física con quien había compartido otras investigaciones Dr. Alfredo Bonavida, para que realizase un estudio físico y sonográfico de las mismas. Bonavida tardaría también varios meses en darme sus resultados, a causa de su dilatada agenda en la que combinaba las clases en la Universidad Autónoma, pericias policiales sonográficas, investigaciones personales, etc. Pero cuando un investigador independiente no puede costearse análisis profesionales, y debe acudir a los amigos, solo queda esperar…


Leave a Reply

COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES

Entrada destacada

EL SECRETO DE LOS DIOSES

Hace ya varios años que un grupo de investigadores soviéticos presentaron esta teoría en un congreso mundial de arte rupestre celebrado...

Archivo

ACCEDE GRATUITAMENTE A LOS CONTENIDOS DE EOC

ACCEDE GRATUITAMENTE A LOS CONTENIDOS DE EOC
¡DESCARGA TU REVISTA EN PDF GRATIS!