EL REGRESO DE LOS DIOSES


Manuel Carballal durante una actuación de ilusionismo en el Valle de los Ingenios (Cuba)

Hemos recorrido enclaves arqueológicos en Centro y Sudamérica, en los que se han producido recientemente avistamientos OVNI. En algunos de esos enclaves, a los que solo puede accederse a caballo o a pie, ha comenzado a gestarse la creencia de que los ancestrales dioses precolombinos, están a punto de regresar a la tierra en sus “carros de fuego”

Me encontraba en una humilde granja en el Valle de los Ingenios, en la isla de Cuba, rodeado de más de un centenar de niños para los que habíamos organizado una actuación de ilusionismo. Como había hecho en viajes anteriores a la zona, me presté a realizar algunos juegos de cartas y ejercicios de mentalismo, para ofrecer un rato de ilusión a los las familias más humildes del país, y especialmente a sus niños... Entre los efectos que realicé aquella tarde tuvieron especial éxito unos ejercicios de “telepatía” y de “clarividencia”. Cuando terminé mi actuación se me acercó una anciana para felicitarme por mi actuación: “Usted tiene Haché, papito”. 

Con toda la cordialidad que pude, negué tener ningún poder especial, pero aquella mujer no me creyó. Al fin y al cabo acababa de presenciar mis “prodigios”. Tras una breve discusión sobre mis supuestos poderes me aclaró que ella era Palera (Sacerdotisa de la Regla Conga), invitándome a asistir a un ritual de Palo Mayombe que se celebraría pocos días después, y a los que no se permite el acceso de extranjeros. Aproveché la oportunidad.

En aquella reunión, en la que se dieron cita brujos y sacerdotes afro-cubanos, accedí a las últimas investigaciones históricas en torno a esta religión milenaria, que están arrojando sorprendentes descubrimientos que podrían, en el futuro, obligar a replantear el origen de la religión africana. Según las últimas investigaciones bibliográficas, históricas y etnológicas de los babalaos, algunos de los cuales habían viajado hasta Nigeria o Angola para recoger las tradiciones orales de los ancianos, últimamente se han descubierto antiquísimos manuscritos (en las “libretas” que poseen todos los santeros y babalaos) en los que se menciona la presencia de unos desconocidos “hombres blancos”, muy anteriores a la llegada de los negreros españoles, holandeses o portugueses al continente Africano, en el mismísimo origen de la religión africana. En este momento, los babalaos cubanos manifiestan su desconcierto ante este sorprendente descubrimiento ¿quiénes eran aquellos hombres blancos que se mencionan en el origen de la religión afro-americana? ¿europeos? ¿o tal vez los mismos hombres blancos que se mencionan en otras tradiciones ancestrales como los creadores de la religión? 

Algunos días después yo continuaba mis investigaciones en Trinidad, Cienfuegos, Varadero, Matanzas, o La Habana. En todos esos lugares tuve la oportunidad de recoger personalmente los testimonios de avistamientos OVNI en Cuba, que jamás habían sido publicados.

Mirtha T., una joven mulata dependienta de una tienda de La Habana había visto, pocos días antes, un enorme objeto luminoso sobrevolando la capital cubana. Aquel “Platillo Volante” se había pavoneado ante el malecón habanero sin que los Mig ni los radares del ejercito castrista pudiesen identificarlo...

Tal vez ese mismo OVNI fue el que habría aterrizado a pocos kilómetros de La Habana, en Guanabo, ante Jorge, un padre de familia y marino, que afirmaba mantener contacto con los tripulantes de aquellos OVNIs. Cuando lo visité, en su extremadamente humilde vivienda, me sorprendió no encontrar en su discurso los aspectos típicos del movimiento contactista. Jorge no hablaba de personajes biblicos, ni mesiánicos en sus mensajes. Pero afirmaba que los tripulantes de los OVNIs eran los antiguos fundadores de las religiones tradicionales, y además afirmaba que esos dioses estaban a punto de regresar a la tierra, tal y como habían prometido hace miles de años. Cuando dibujó en mi cuaderno un esquema de esos seres con los que afirmaba contactar, me sentí turbado. El “dios extraterrestre” que dibujó aquel marino cubano no se parecía a la tipología de ningún catálogo ufológico de tripulantes OVNI sino, mas bien, a alguno de los dioses –y demonios- representados en antiquísimas piezas arqueológicas...

EL ESPERADO RETORNO 

En islas como Cuba, Jamaica o especialmente Puerto Rico, la casuística OVNI se han multiplicado por cien en los últimos años. En mi opinión ello se debe al mayor aperturismo periodístico, y al creciente interés por el fenómeno en esos países. Sin embargo otros investigadores opinan que, cada vez se producen mas casos, para “mentalizar al pueblo antes del retorno de los dioses”. Y es que las leyendas tradicionales mayas, olmecas, tainas, incas o aztecas, entre otras, hablan del retorno de los dioses, al final de los tiempos, en sus carros voladores. 

Ya en el interior del continente la situación no es diferente. En países como Mexico, Argentina, Chile, Guatemala, etc, el número de casos se incrementa en cada año. La desbordante oleada OVNI de México ha trascendido ya sus fronteras, y comienzan a proliferar los grupos y sectas religiosas, inspiradas en las antiguas religiones maya o azteca, que profetizan un inminente retorno de los Dioses. Y es que el fenómeno OVNI, mal que les pese a sus detractores, es ya un fenómeno psicosocial imposible de erradicar de la cultura occidental. Y ni siquiera el mundo de las religiones tradicionales o del chamanismo es ajena a él. Puedo apuntar, como mera anécdota que, cuando hace unos años tuve la oportunidad de conocer personalmente al famoso y legendario antropólogo Carlos Castaneda (autor de la mítica saga de Don Juan Matus) le pregunté si alguna vez el Nahual Yaki Don Juan le había hablado de los OVNIs. Castaneda me respondió que incluso él mismo había podido ver en alguna ocasión, en compañía de Don Juan Matus, extrañas luces en los cielos del desierto Mexicano... 

A lo largo de varios países recorridos en mis investigaciones he podido constatar la presencia de eso que llamamos OVNIs, asociados a importantes emplazamientos arqueológicos en los que se ha profetizado el retorno de los dioses tradicionales. 

La selva de El Petén, por ejemplo, se extiende desde el estado mexicano de Chiapas hasta la frontera con Belize, ocupando 35.854 metros cuadrados de selva tropical guatemalteca. Entre su frondosa vegetación se esconden todavía muchos secretos. Por algo la selva de El Petén posee más sitos arqueológicos que cualquier otro lugar en Latinoamérica, lo que no es de extrañar ya que se han encontrado evidencias de núcleos poblados desde la prehistoria, así como restos de grandes centros urbanos y ceremoniales desde el 600 a.JC. 

Pero, de todos esos lugares arqueológicos, que se agazapan entre la selva tropical de El Petén, sin duda la perla histórica por excelencia es la capital del imperio Maya durante años; la ciudad de Tikal. 

Oficialmente el descubrimiento de Tikal se atribuye a Modesto Méndez Guerra, Corredor de El Petén, quien el 23 de febrero de 1848 comando una expedición en busca de antigüedades, hasta la ciudad de Tikal, donde permaneció 8 días, hasta el 3 de marzo, declarando la re-descubierta capital maya como patrimonio propiedad de Guatemala. Pero en realidad Mendez acudió a Tikal gracias a Ambrocio Tut, quien se había encontrado las ruinas de Tikal mientras realizaba su trabajo como leñador en la selva, notificando al Corregidor su descubrimiento. 

Las excavaciones arqueológicas han rescatado de las entrañas de la selva buena parte de los colosales templos mayas de Tikal, aunque buena parte de ellos aún permanece bajo tierra. Y muchos otras otras sorpresas aguardan ocultas en esos bosques, ya que constantemente los arqueólogos deben reenunciar sus teorías tradicionales ante los nuevos descubrimientos. 

Según pudimos averiguar en Petén, solo 3 meses antes de nuestra llegada una excavación arqueológica en la capital del Mundo Maya de Tikal había realizado un revolucionario descubrimiento: los mayas conocían los metales. 

El descubrimiento fue realizado por un equipo de arqueólogos de la Universidad de Pensilvanya (USA), principales investigadores del conjunto arqueológico de Tikal, en la selva de El Petén, desde mediados de siglo. 

Según nos informaron componentes de el equipo de excavación de Tikal, los arqueólogos norteamericanos utilizaron detectores de metales en diferentes puntos del complejo maya, descubriendo, en la zona conocida como “Naranjas Agrias”, y a tres pies de profundidad, gran cantidad de elementos de metal, como machetes, cuchillos, hachas, etc, que en estos momentos están siendo analizados en la universidad americana. 

De confirmarse este descubrimiento, que los arqueólogos norteamericanos aún no han hecho público, debería repasarse nuevamente nuestra concepción de la historia, ya que los mayas se convertirían de pronto en poseedores de conocimientos que no se les suponían hasta ahora. Y en los templos de Tikal aún nos aguardan muchas sorpresas. 

En esos templos todavía hoy se dan cita los indígenas, herederos de la tradición maya, que se reúnen varias veces al año para hacer su ritos ancestrales, invitando a los dioses a regresar a sus altares. Y, para su sorpresa, en alguna ocasión los “dioses” han atendido sus súplicas... 

El pasado 1 de diciembre, por ejemplo, varias docenas de personas que se encontraban en los alrededores del Templo de la Serpiente Bicéfala, a las 5 de la madrugada, pudieron asistir a un increíble espectáculo. Luis Oliveros, uno de los expertos guías de Tikal, que ha participado en diferentes excavaciones arqueológicas en El Petén, nos describía así su experiencia: 

“Estábamos una docena de personas en el Templo IV y había más en otras partes del parque. De repente se iluminó todo el cielo y apareció una esfera muy grande, más que la Luna Llena y completamente blanca. Cruzó todo el cielo y desapareció de repente, pero dejó una gran estela, como una calle de luz dibujada en el cielo, que permaneció visible unos tres minutos. Algunos incluso pudieron tomar fotos”. 

La experiencia de Luis no fue la única ni la más increíble. En Tikal se han producido otros muchos avistamientos y, lo que es más sorprendente, incluso el aterrizaje de estas naves en plena Gran Plaza. “Hace unos años, según relatan otros especialistas de Tikal, como Luis A. –que actualmente trabaja en las ruinas mayas en Belize- uno de esos aparatos aterrizó en la Gran Plaza, entre los templos I y II. Afortunadamente dejó un gran marca en el suelo, con todo el piso aplastado y chamuscado, que pudieron ver muchas personas durante días, de lo contrario nadie creería que los dioses habían regresado. 

Avistamientos similares se han producido en otras partes del país. Algunos incluso han sido filmados y fotografiados. Pero resultan especialmente llamativos los que se han producido en torno a los majestuosos lagos Atilán y Amatitlán donde, para nuestra sorpresa, nos encontramos otra no menos fascinante leyenda... 

Desde hace al menos 27 años, en estos lagos se vienen documentando los avistamientos de un extraño monstruo, así como la presencia de no menos misteriosas luces que surgen de las aguas. 

En agosto de 1994 un grupo de investigadores guatemaltecos de lo paranormal, se desplazaron hasta el lago Amatitlán para estudiar los relatos sobre la aparición del extraño monstruo del lago que, según algunos testigos, incluso habría llegado a atacar a algunos pescadores de la zona. 

Una encuesta realizada por Alvin D. Palacios, entre los habitantes de diferentes pueblos de pescadores que bordean todo el perímetro del lago, como Morlón, Tacatón, Los Rios o El Caballón, arrojó el siguiente resultados; más del 70% de los nativos encuestados afirmaban creer firmemente que la existencia del monstruo del lago Amatitlan es una realidad. Algunos, además, habían visto OVNIs. El resultado de esa investigación se publicó en la revista Gaceta, cosa que no agradó demasiado a las compañías inmobiliarias que pretenden urbanizar el lago, y lo mismo ocurre con el lago Atitlán. Ambos importantes emplazamientos turísticos de Guatemala que, e opinión de los especuladores, podrían devaluar sus posibilidades económicas, si se atemoriza a los posibles inversores con la historia de un monstruo gigantesco oculto en las aguas del lago. No deja de ser curioso que en algunas de las playas que bordean esas aguas nos encontrásemos carteles que exhortan a los niños a no acercarse a las mismas con un contundente: “Prohibido Jugar en la Playa” ¿temor al monstruo de lago, quizás? 

El Dr. Oscar Rafael Padilla Lara, presidente de AINECFOV (Asociación de Investigación y Estudio Científico del Fenómeno OVNI), dirigió una posterior investigación en torno al legendario monstruo del lago, encuestando nuevamente a pescadores y vecinos de la zona, y manteniendo puntos de observación en torno a los lugares de aparición del supuesto ser, lo curioso es que, además de reunir testimonios sobre la supuesta “serpiente gigante” que se conservaría en esas aguas, se encontró con testigos de la aparición de extrañas luces de origen desconocido surgiendo de las mismas. Tal es el caso de Hector René Abboud Guerra, uno de los muchos testigos que ha visto salir de las aguas del lago Amatitlán extraños objetos luminosos. Lo mismo ha ocurrido en otros lagos guatemaltecos, como el Atitlán según hemos podido confirmar. 

Según nos confesaba Oscar Padilla, su convencimiento de que los antiguos dioses mayas eran en realidad extraterrestres es total. Como los es su identificación de los modernos ovnis con aquellos dioses legendarios, ocultos, entre otros lugares, bajo las aguas de los lagos guatemaltecos.


Leave a Reply

COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES

Entrada destacada

EL SECRETO DE LOS DIOSES

Hace ya varios años que un grupo de investigadores soviéticos presentaron esta teoría en un congreso mundial de arte rupestre celebrado...

Archivo

ACCEDE GRATUITAMENTE A LOS CONTENIDOS DE EOC

ACCEDE GRATUITAMENTE A LOS CONTENIDOS DE EOC
¡DESCARGA TU REVISTA EN PDF GRATIS!