DRÁCULA: VLAD TEPES



No existe un personaje tan seductor y fascinante en el mundo de la noche como el vampiro. De todos los mitos y leyendas de que se nutren los relatos de misterio, es el vampiro, el que más fantasías -y realidades- ha desatado a lo largo de la historia. 

Solitario, inmortal, despiadado, romántico, sensual, y adicto a la sangre, el no-muerto, de una u otra manera, es un mito que persiste en el folclore de casi todas las culturas. Pero entre todos los vampiros del mundo, sin duda uno es el rey incuestionable; el Príncipe de la Tinieblas... Drácula. 


Este verano se cumple el primer siglo de existencia de Drácula... el Drácula de Bram Stoker. Sin embargo el otro Drácula, el verdadero, es mucho más antiguo... 

En 1897 se publicaba la obra cumbre del novelista y esoterista Bram Stoker: Drácula. En ella el genial literato utilizaba las viejas leyendas europeas sobre los vampiros, fundiéndolas en torno a un personaje histórico real; el príncipe Vlad Draculea o Vlad Tepes, pariendo así al tan inmortal como ficticio Conde Drácula. 

Vlad Tepes, el verdadero Drácula, nació en la ciudad rumana de Sighsoara, en 1431. Su padre, soberano de Valaquia, fue armado caballero en la orden del Dragón, y se ganó el sobrenombre de "Dracul", que en romano significa Diablo. Vlad heredó el rango de su padre, que era llamado Vlad Dracul, y pasó a llamarse Vlad Draculea ("hijo de Dracul"), aunque ha pasado a la historia con otro nombre: Vlad Tepes; que significa Vlad El Empalador. El origen de ese sobrenombre se encuentra en la cruel afición del príncipe Vlad a empalar a sus víctimas. 

De hecho, según los cronistas, Vlad Tepes disfrutaba ofreciendo auténticos banquetes a sus invitados, rodeados de cientos de hombres y mujeres cruelmente empalados. Cuentan que en una ocasión uno de sus invitados, ante el hedor que desprendían los cadáveres atravesados por largos maderos, protestó ante el anfitrión, alegando que no podía comer con aquella peste. Inmediatamente Vlad "el hijo del Diablo" ordenó que su invitado fuese empalado en el palo más alto, para que pudiese disfrutar de aire puro por encima de todos los demás empalados... 

No ha de extrañarnos pues el terror que despertaba Vlad Tepes a sus conciudadanos. Todavía hoy, en la ciudad de Tirgoviste, de erige la terrible Torre de Drácula. Según la tradición, desde aquella torre Vlad Tepes vigilaba una jarra de oro que había dejado en una fuente del pueblo para que los viajeros pudiesen beber agua. Jamás nadie se atrevió a robar la valiosa jarra, por terror al tormento que sabían estaba destinado a los ladrones en el reinado de Tepes. Y cada mañana en que "el hijo del Diablo" subía a la torre para vigilar sus tierras, podía ver la valiosa jarra en su lugar, sin que nadie sintiese la mínima tentación de robarla. Una estatua del temible príncipe transilvano, ha sido erigida en el mismo lugar en que antes se encontraba la jarra de oro. 


Aunque educado en el cristianismo ortodoxo, Vlad Tepes hacía gala de unas costumbres poco cristianas, como mojar pan en la sangre de sus víctimas empaladas que degustaba con placer. Ante cosas como esa Bram Stoker no pudo evitar la tentación de convertir al temible noble rumano, en su fantástico Conde Drácula. 

Hoy, el Castillo de Drácula en Bran, muy cerca de Brasov, se ha convertido en la meca a la que peregrinan todos los aficionados al vampirismo y a la upirología del mundo. Sus torres, murallas y mazmorras, fueron testigo de la crueldad sin par del sanguinario Vlad Draculea, que aterrorizó a todo un pueblo desde ese fascinante castillo, erigido en la mismísima frontera entre Vlaquia y Transilvania. 

La novela de Stoker ha condicionado enormemente las leyendas sobre el vampirismo que han llegado hasta nosotros. Independientemente de las tradiciones populares sobre los bebedores de sangre y no-muertos de las tradiciones egipcias, hindús, centro-europeas, etc, las noticias que actualmente se producen en el mundo en relación al mundo de los vampiros, así como los crímenes, investigaciones policiales, e investigaciones paranormales, tienen más que ver con el Drácula de Stoker, que con los upiros o vrucolacos de las tradiciones populares. 






Leave a Reply

Agradezco tu comentario. Solo se publicarán los mensajes escritos correctamente y que no adjunten enlaces.

COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES

Entrada destacada

FLORINDA DONNER: EL COLIBRÍ DE CARLOS CASTANEDA

En 1970 una nueva alumna se había incorporado a la facultad de antropología de UCLA. Menuda, sonriente, de ojos azules y cabello rub...

Etiquetas

Abydos Aerostatos Agra Aleister Crowley Alejandro Agostilli Amaury Rivera Amor André Ballesteros Andrés Ballesteros Andrija Puharich Ángeles Anomalías Anselm Turmeda Antón Szandor LaVey Antonio José Alés Antropología Apariciones Marianas ARP Arqueología Asesinos Aura Avistamientos Bélgica Biblia Brujos Bruno Cardeñosa Budismo California Cao Dai Caras de Bélmez Carlos Castaneda Cartago Casas Encantadas Caso Galdar Caso Mano Cortada Caso Petit-Rechain Causas Solidarias Chamanismo Charles Manson Clara Tahoces CNI Comandante Antonio Munáiz Conspiraciones Contactados Contacto Extraterrestre Corea del Sur Coronel Robert Ressler Criaturas Sobrenaturales Crimen Ritual y Rito Criminal criminalidad esoterica Criminalidad Esotérica criminalidad y religión Criminología Crop Circles Cuadernos de Campo Cuba Cuentos Curanderos David Cuevas David Guerrero Guevara Debates Desapariciones Misteriosas Diluvio Dioses Divulgadores Djinns Dr. Alejandro Parra Dragonfly ECM Egipto El Curandero de Campanillas EL OJO CRÍTICO El Secreto de los Dioses Energías Enrique de Vicente Entrevistas EOC Escépticos Esoterismo Espías Espiritismo Eugenio Siragusa Exorcismos Falsos Misterios fantasmas Fernando Rueda Fidel Castro Florinda Donner Fotos Paranormales Fragmentos De Libros Fraternidad Cósmica Fraudes y Estafas Esotéricas Galicia Ganges Giorgio Bongiovanni Gracia guardia civil Guatemala Gulf Breeze Haití Helena Petrovna Blavatsky Herbert Thurston Hermanos de UMMO Himalaya Hombres Leopardo Hombres Lobo Humanoide de Penamoa Iglesia Católica Ignacio Darnaude Illuminati ilusionismo In Memoriam India Investigadores Islam J.J. Benitez Jainismo Javier Sierra Jeroglifos Jesús de Nazaret Jim Woodman Jinns Jonathan Reed Jose Luis Jordán Peña José Manuel Garcia Bautista Juan Alberto Perote Juan Pablo II Kama Sutra La Ballena Alegre La Ruta de la Luz La Santa Muerte La Vida Secreta de Carlos Castaneda Lago Uureg Latinoamérica Leyendas y Tradiciones libros Luces Rojas Luis Alfonso Gámez Magia Malawi Mancias Manuel Blanco Romasanta Manuel Delgado Mapas Maravillas del Mundo Margarita Ruíz de Lihory María Gomez Cámara María Lionza María Reiche Marie Besnard Mario Conde Masonería Mauritania Meigas Mentalismo MEO Miguel Angel Santano Miguel Pedrero Mikel Lejarza "El Lobo" Milagros Misterios Misterios de la Antigüedad Misticismo Mitos Universales Moisés Garrido Mongolia Monstruos Marinos Museo de la Muerte Nazca New Age Nina Kulagina Niños Noticias OVNI Oleada Gallega Omm Seti Opiniones Orbes Ovnis Padre Pilón Paganismo Palacio de Linares Paracas Parapsicología Pedro P. Canto Películas Peligros del Ocultismo Periodistas del Misterio Personajes Famosos Perú Petroglifos Piedras de Ica Pinturas Rupestres Pirovasia Poderes Paranormales Policía Poltergeist Portugal Posesiones Profesor Reverte Coma Prólogos Psiquiatría Reflexiones Religiones Religiones Afro-americanas Revistas del Mundo del Misterio Rituales Robbert Van Den Broeke Roswell Rumanía Rusia Sábana Santa Sai Baba Salvador Freixedo Sanadores Santa Compaña Santo Sudario Santos Santuarios Satanismo Sectas Sentencias Judiciales Seres del Más Allá Series de Tv Sijismo sociología criminal Stella Rimington Stephen Hawking Taj Mahal Telepatía Teleplástias Testigos Tikal Top Secret Túnez UFO LEAKS Ufología UMMO Uri Geller Vampiros Viaje Astral Viajes videncias Videntes videos Vietnan Vimanas Vudú Yeti Yezidis Zangbetos Zombis

.

.

.

Archivo

ACCEDE GRATUITAMENTE A LOS CONTENIDOS DE EOC

ACCEDE GRATUITAMENTE A LOS CONTENIDOS DE EOC
¡DESCARGA TU REVISTA EN PDF GRATIS!