DRÁCULA: VLAD TEPES



No existe un personaje tan seductor y fascinante en el mundo de la noche como el vampiro. De todos los mitos y leyendas de que se nutren los relatos de misterio, es el vampiro, el que más fantasías -y realidades- ha desatado a lo largo de la historia. 

Solitario, inmortal, despiadado, romántico, sensual, y adicto a la sangre, el no-muerto, de una u otra manera, es un mito que persiste en el folclore de casi todas las culturas. Pero entre todos los vampiros del mundo, sin duda uno es el rey incuestionable; el Príncipe de la Tinieblas... Drácula. 


Este verano se cumple el primer siglo de existencia de Drácula... el Drácula de Bram Stoker. Sin embargo el otro Drácula, el verdadero, es mucho más antiguo... 

En 1897 se publicaba la obra cumbre del novelista y esoterista Bram Stoker: Drácula. En ella el genial literato utilizaba las viejas leyendas europeas sobre los vampiros, fundiéndolas en torno a un personaje histórico real; el príncipe Vlad Draculea o Vlad Tepes, pariendo así al tan inmortal como ficticio Conde Drácula. 

Vlad Tepes, el verdadero Drácula, nació en la ciudad rumana de Sighsoara, en 1431. Su padre, soberano de Valaquia, fue armado caballero en la orden del Dragón, y se ganó el sobrenombre de "Dracul", que en romano significa Diablo. Vlad heredó el rango de su padre, que era llamado Vlad Dracul, y pasó a llamarse Vlad Draculea ("hijo de Dracul"), aunque ha pasado a la historia con otro nombre: Vlad Tepes; que significa Vlad El Empalador. El origen de ese sobrenombre se encuentra en la cruel afición del príncipe Vlad a empalar a sus víctimas. 

De hecho, según los cronistas, Vlad Tepes disfrutaba ofreciendo auténticos banquetes a sus invitados, rodeados de cientos de hombres y mujeres cruelmente empalados. Cuentan que en una ocasión uno de sus invitados, ante el hedor que desprendían los cadáveres atravesados por largos maderos, protestó ante el anfitrión, alegando que no podía comer con aquella peste. Inmediatamente Vlad "el hijo del Diablo" ordenó que su invitado fuese empalado en el palo más alto, para que pudiese disfrutar de aire puro por encima de todos los demás empalados... 

No ha de extrañarnos pues el terror que despertaba Vlad Tepes a sus conciudadanos. Todavía hoy, en la ciudad de Tirgoviste, de erige la terrible Torre de Drácula. Según la tradición, desde aquella torre Vlad Tepes vigilaba una jarra de oro que había dejado en una fuente del pueblo para que los viajeros pudiesen beber agua. Jamás nadie se atrevió a robar la valiosa jarra, por terror al tormento que sabían estaba destinado a los ladrones en el reinado de Tepes. Y cada mañana en que "el hijo del Diablo" subía a la torre para vigilar sus tierras, podía ver la valiosa jarra en su lugar, sin que nadie sintiese la mínima tentación de robarla. Una estatua del temible príncipe transilvano, ha sido erigida en el mismo lugar en que antes se encontraba la jarra de oro. 


Aunque educado en el cristianismo ortodoxo, Vlad Tepes hacía gala de unas costumbres poco cristianas, como mojar pan en la sangre de sus víctimas empaladas que degustaba con placer. Ante cosas como esa Bram Stoker no pudo evitar la tentación de convertir al temible noble rumano, en su fantástico Conde Drácula. 

Hoy, el Castillo de Drácula en Bran, muy cerca de Brasov, se ha convertido en la meca a la que peregrinan todos los aficionados al vampirismo y a la upirología del mundo. Sus torres, murallas y mazmorras, fueron testigo de la crueldad sin par del sanguinario Vlad Draculea, que aterrorizó a todo un pueblo desde ese fascinante castillo, erigido en la mismísima frontera entre Vlaquia y Transilvania. 

La novela de Stoker ha condicionado enormemente las leyendas sobre el vampirismo que han llegado hasta nosotros. Independientemente de las tradiciones populares sobre los bebedores de sangre y no-muertos de las tradiciones egipcias, hindús, centro-europeas, etc, las noticias que actualmente se producen en el mundo en relación al mundo de los vampiros, así como los crímenes, investigaciones policiales, e investigaciones paranormales, tienen más que ver con el Drácula de Stoker, que con los upiros o vrucolacos de las tradiciones populares. 






Leave a Reply

COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES

Entrada destacada

EL SECRETO DE LOS DIOSES

Hace ya varios años que un grupo de investigadores soviéticos presentaron esta teoría en un congreso mundial de arte rupestre celebrado...

Archivo

ACCEDE GRATUITAMENTE A LOS CONTENIDOS DE EOC

ACCEDE GRATUITAMENTE A LOS CONTENIDOS DE EOC
¡DESCARGA TU REVISTA EN PDF GRATIS!