¿VIAJE ASTRAL O VIAJE MENTAL?


Uno de los relatos más habituales en los libros esotéricos es el relativo a personas que afirman poder dejar su cuerpo físico para desplazar su conciencia fuera de él. 

En antiguas tradiciones orientales se describe ese fenómeno denominado viaje astral, pero en los actuales laboratorios parapsicológicos se estudia bajo el nombre de viaje mental o clarividencia viajera. 

El laboratorio está silencioso. Todos los presentes concentramos nuestra atención en el hipnólogo que trata de relajar profundamente al sujeto del experimento. 

Javier, que así se llama es "cobaya humano" se ha prestado voluntario para intentar una experiencia extraordinaria. Siguiendo nuestras indicaciones Javier será hipnotizado y posteriormente se le sugerirá que su conciencia abandone su cuerpo, se desprenda de su soporte físico e intente viajar hacia un punto que previamente habíamos establecido. 

Tras las sugestiones pertinentes, y bajo la atenta supervisión de un médico, sugerimos a Javier que ya está "fuera de su cuerpo", que dispone de la facultad de volar y de atravesar los muros del laboratorio, y así desplazarse hacia una determinada dirección de La Coruña en que aguarda un colaborador nuestro. Una vez allí Javier debería indicarnos que estaba haciendo exactamente en ese momento nuestro colaborador. 

Las respuestas de Javier se correspondían con la realidad, pero eran demasiado vagas y genéricas como para afirmar rotundamente que bajo una inducción hipnótica su conciencia había abandonado su cuerpo físico y había recorrido varios kilómetros para recibir información de un lugar lejano. 

Sin embargo este tipo de experimentos se han desarrollado en los laboratorios de parapsicología más importantes del mundo, pertrechados con un instrumental mucho más sofisticado y fiable que el nuestro, con resultados aparentemente positivos. 

En la Universidad de Duke (USA), donde J. B. Rhine estructuró con sus estudios sobre percepción extrasensorial los pilares de la parapsicología científica, se han realizado experimentos en los que un sujeto hipnotizado, y conectado a un electrocardiógrafo y a un electroencefalógrafo era inducido a "salir de su cuerpo" para acudir a otro laboratorio, donde debería cruzar entre dos células fotoeléctricas, o un pequeño láser, que detectaría el paso de cualquier sustancia u objeto. Y en ese segundo laboratorio el láser disparaba una alarma en el mismo instante en que a cientos de metros el sujeto hipnotizado recibía esas indicaciones... ¿Demuestra esto que la mente puede abandonar el cuerpo? ¿Se trataba en realidad de un efecto psicoquinético? 

Uno de los grandes problemas a que se enfrenta la moderna neurociencia es la diferenciación entre "mente" y "cerebro". Para muchos autores la "mente" (entendida como conciencia) y el "cerebro" (órgano físico soporte de nuestra actividad fisiológica, pensamientos y sentimientos) son una misma cosa, un solo organismo indivisible. Así pues tras la muerte de cuerpo físico, y con él del "cerebro" la conciencia deja de existir, y por tanto no existiría vida tras la muerte física. 

Sin embargo, para algunos otros neurocientíficos la "mente" es un elemento independiente del órgano físico (cerebro) y tras la muerte del segundo nada impide que la primera pudiese continuar existiendo en otro tipo de realidad o dimensión diferente. De ahí la gran trascendencia de los experimentos parapsicológicos sobre la clarividencia viajera o el viaje mental. 

Los parapsicólogos sin embargo, eluden con frecuencia las tradiciones esotéricas que desde hace mucho tiempo denominan a este fenómeno "viaje astral" por las connotaciones religiosas que este concepto implica, y que espantan a la parapsicología científica. 

El "viaje astral" obedecería a un fenómeno idéntico al experimentado en los laboratorios de parapsicología, pero a diferencia de estos "viajes mentales" no sería inducido por un tercer sujeto, sino que se produciría expontáneamente o a voluntad únicamente del "viajero". 

Por otro lado, la tradición esotérica del "viaje astral" parte del supuesto de que existen varios cuerpos energéticos alrededor del cuerpo físico. El "cuerpo astral", el más cercano a la materia, (y que algunos autores identifican con el aura fotografiada con la cámara kirlian)) dispondría de la posibilidad de desligarse de nuestro cuerpo físico y viajar por este u otros mundos. 

Para los esoteristas incluso existe un "mundo astral", un mundo de deseos vecino a nuestra realidad tridimensional, a la que podríamos adceder a través de ese "viaje astral" y que resulta inadcesible a través de la "clarividencia viajera" al tratarse de una "realidad aparte". 

A diferencia de las experiencias de "viaje mental" realizadas en laboratorio, con frecuencia en los "viajes astrales" aparece la figura de un guía o guías, supuestas entidades no humanas que tienen la misión de tutelar al viajero. 

Algunos aparentes "dotados" han especializado sus habilidades psíquicas en este resbaladizo terreno que es el "viaje astral". 

Anne y Daniel Meurois-Guvaudan, licenciados en Humanidades por la Universidad de Lille se han convertido en los autores de libros de gran éxito en Francia en los que narran sus aventuras en el "viaje astral".

En obras como "Tierra esmeralda" o "Viaje a Shambala", entre otros, Anne y Daniel describen sus epopeyas por el mundo astral, en donde afirman haber visitado lugares mágicos y míticos como el legendario reino subterranéo de Shambala, último reducto espiritual del planeta Tierra. 

Otras escuelas esotéricas, como los movimientos neo-gnósticos liderados por el fallecido Samael Awn Weor, ofrecen a sus discípulos enseñarles a proyectarse conscientemente al mundo astral. Para estos grupos neo-gnósticos (que poco tienen que ver con el gnósticismo contemporáneo del cristiananismo primitivo) identifican los sueños con el plano astral, en el que todo es posible. Un mundo de deseos en el que no existe más fronteras que nuestra propia imaginación. 





Leave a Reply

COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES

Entrada destacada

EL SECRETO DE LOS DIOSES

Hace ya varios años que un grupo de investigadores soviéticos presentaron esta teoría en un congreso mundial de arte rupestre celebrado...

ACCEDE GRATUITAMENTE A LOS CONTENIDOS DE EOC

ACCEDE GRATUITAMENTE A LOS CONTENIDOS DE EOC
¡DESCARGA TU REVISTA EN PDF GRATIS!