YEZIDIS: EL CULTO AL ÁNGEL CAÍDO


Los “adoradores del Diablo” árabes

En 1990, cuando pocos estudiosos habían oído hablar de los yezidis en España, ya incluímos esta sorprendente religión en nuestro libro “El Diablo: El Síndrome del Maligno” (Ediciones Júcar). En dicho volumen, el primer estudio sobre los cultos al diablo realizado en este país, dedicábamos un capítulo a analizar el fenómeno de las herejías y sectas “satánicas” en diferentes religiones. Y es que en todos los credos de la historia, del judaísmo al Islam, y del budismo al hinduismo, han existido formas de sectarismo comparables al pseudo-satanismo que conocemos los cristianos.



En el caso de los yezidis, el simple hecho de que Antón Szandor LaVey, fundador de la famosa Iglesia de Satán en 1966, en San Francisco, y autor de la famosa “Bíblia Satánica”, dedicase un capítulo entero de su libro “Rituales Satánicos” ( Ediciones Roca, 1975) a este desconocido culto, era razón más que suficiente para incluirlo en nuestro estudio. Pero ¿Qué son realmente los Yezidis?

Para Antón LaVey, el padre del satanismo occidental: 

“Como los Vigilantes –los ángeles caídos del Libro de Enoch-, los yezidis pretendian ser descendientes de Azazel. Creían en una contrapartida de la historia de Lucifer, es decir, en la manifestación del orgullo desterrado”.

Sin embargo la Enciclopedia Británica, bastante más aséptica que el Papa Negro, define a los yezidis como “una combinación de elementos sincréticos del Zoroastrismo, Maniqueísmo, Judaísmo, Cristianismo e Islam. Los Yezidis piensan que son descendientes de los partidarios del Califa Umayyad Yazid. Creen que sus orígenes están separados del resto de la humanidad”. 

Y esa creencia, la de ser propietarios de una verdad exclusiva, amparada por un férreo dogmatismo que les impide relacionarse con otras religiones, ni admitir conversiones a su credo, es el que ha aislado culturalmente a esta religión en ciertas regiones de Iraq, Siria, Turquia, Rusia, etc. Sin embargo, y pese a utilizar el idioma kurdo y árabe, y pertenecer al contexto y cultural eminentemente islámico, los yezidis y los árabes se odian a muerte. Por eso Du’a Khalil Aswad’s murió de forma tan brutal el pasado abril. Cuando se fue de casa para unirse al joven musulmán del que se había enamorado, sus familiares la engañaron para hacerla regresar a Bashiqa haciéndola creer que la habían perdonado. Una vez en su aldea la mataron a golpes.

Sería un error considerar ese deleznable asesinato como un “crimen satánico”, por mucho que Antón La Vey reivindique la condición de “adoradores del Diablo” para los yezidis, ya que el cuerpo doctrinal de su fe es bastante más complejo. De hecho, la fama de “adoradores del Diablo” que sufren los Yezidis es obra de la propaganda de sus mayores enemigos, las milicias islamicás en Iraq, y especialmente los grupos inspirados en eso que llamamos Al Qaeda. De hecho, el pasado 22 de abril, dos semanas después del asesinato de Du’a Khalil Aswad’s, 36 trabajadores de una fábrica textil de Mosul, que viajaban en una furgoneta de regreso a Bashiqa, fueron interceptados por dos automóviles llenos de milicianos islamistas fuertemente armados.

Según Basim Rashid, de 47 años, único superviviente de la matanza, los islamistas los hicieron bajarse del autobús diciendo que buscaban yezidis. Tras identificar a 25 de los trabajadores como yezidis dejaron marchar a los demás, fundamentalmente cristianos y musulmanes, y ejecutaron a tiros a todos los yezidis, afirmando que de esta forma vengaban la muerte de Du’a Khalil Aswad’s. Basim Rashid recibió un disparo en la rodilla, pero optó por quedarse paralizado, entre los cadáveres de sus compañeros, vecinos y familiares, y así pudo salvar la vida. Poco después otro vídeo, esta vez de esta masacre, llegaba a las oficinas de la cadena de TV Al Jazeera. Al Qaeda se responsabilizaba de esta acción contra los yezidis.


El culto al Angel Caído

La fama de “adoradores del Diablo” les viene a los yezidis de una de sus bases doctrinales y pilar de su particular teología, en la que se mezclan todo tipo de supersticiones de origen zoroastriano, judeocristiano, islamico, maniqueo, etc. Creen los yezidis que el Ser Supremo, Yazdan, emanó de si a 7 ángeles o espíritus. El más importante de ellos, Malek Taus, se reveló contra Dios-Yazdan, pero finalmente se arrepintió de su rebeldía y con las lágrimas de su remordimiento apagó las llamas del infierno y se convirtió en el Señor de este mundo. De ahí su identificación con Lucifer.




En su culto los yezidis mezclan elementos extraídos de otras religiones. Por ejemplo en sus templos mantienen el fuego sagrado siempre encendido como los zoroastrianos; comparten la santidad de Mahoma y Abraham como profetas al igual que los musulmanes; pero también admiten la de Jesús, a quien consideran un angel encarnado. Y esa mezcla de elementos teológicos, es el que ha generado tantas confusiones sobre la fe yezidi.

Antes que LaVey otros famosos esoteristas, como el converso al Islam, René Genón, o el viajero Gurdieff, hablaron en sus libros de los yezidis. Ellos, como otros exploradores europeos de finales del siglo XIX, nos propiciaron las primeras imágenes de los “adoradores del Pavo Real”, en realidad un símbolo de Melek Taus, el ángel caído, que tras su redención heredó el principado de este mundo.

Victimas de la endogamia cultural

Como todos las demás religiones del mundo, los yezidis se consideran únicos depositarios de la fe verdadera y como el culto mas antiguo del mundo. No admiten conversiones ni tampoco que un yazidi se case con un miembro de otra religión. Pero su endogamia teológica y cultural va mucho más allá.

Si consultamos el diario de sesiones del la Convención Sobre Derechos del Niño, celebrada en las Naciones Unidas el 28 de enero de 2000, veremos que, entre otros aspectos, los presentes denuncian los graves problemas que sufren los niños yezidis para asistir a las escuelas públicas árabes.

Dice el diario de sesiones: 

“La baja escolarización de los yezidis se explica principalmente por el hecho que en las zonas rurales donde vive principalmente esta minoría nacional de tradiciones pastorales, los padres prefieren conservar a los niños a su lado para que les ayuden en los trabajos de la explotación familiar. En las ciudades la situación es diferente: los niños yezidis se escolarizan normalmente y tienen acceso a toda clase de profesiones. En lo que se refiere al respeto de los derechos de esta minoría, cabe recordar que los armenios han ayudado a los yezidis a dotarse de un alfabeto y a elaborar manuales escolares”.

Y es que, aunque utilizan el idioma kurmanji, un dialecto kurdo y el árabe, los yezidis son propietarios de un alfabeto propio, consonántico, horizontal y escrito de derecha a izquierda, muy similar al urdu. Evidentemente ese alfabeto propio margina aun más a los miembros de la comunidad que no conocen otro idioma, ya que no pueden acceder a otras formas de información que sus supersticiosas tradiciones, ancladas en el pasado.

El libro de la Revelación

Los dos principales libros sagrados de los yezidis son el Miskhaf Res (Libro Negro), atribuido a Khasan Al Bashi hacia el siglo XIV, y el Qitab Al Jilwah (Libro de la Revelación), atribuido a Shaikh`Adi, fundador de la counidad yezidi en el siglo XII. Una especia de Antiguo y Nuevo Testamentos yezidis respectivamente.

El más importante, Al Jilwah esta redactado en páginas sueltas de pergamino de piel de gacela, con 16 líneas de escritura en cada página (el Corán lleva 12), y aunque no numeradas, cada página termina con la letra que inicia la página siguiente.

En “Rituales Satánicos” Antón Szandor LaVey incluye textos de Al Jilwah presentándolas como “las palabras que Satán dijo a su pueblo” (pag. 146), en una interpretación un tanto tendenciosa de las escrituras yezidis. Sin embargo es justo reconocer el valor documental de esos textos, para todos los estudiosos de las religiones comparadas, que LaVey incluye en sus textos satánicos, utilizando una traducción de Isya Joseph tomada del manuscrito arábigo de Daud as-Saig.

La Revelación yezidi contaria la historia del mundo desde el punto de vista del Angel Caído, identificado con Lucifer por los griegos, Satán por los hebreos o Iblis por los musulmanes.

Una martir llamada Bu'a Khalil

El vídeo de la brutal lapidación de Du’a Khalil ha convulsionado a la opinión publica internacional. No es la primera vez, ni será la última, pero la crudeza de esas imágenes, que algunos mantenemos en nuestras páginas web pese a las críticas, han conseguido hacer reaccionar a quienes la mera información sobre esta terrible realidad resultaba indiferente.

La cadena Al Jazeera dedicó varios programas a debatir sobre el asesinato yazidi, al igual que otras televisiones árabes, como Kurdistan TV. CNN fue la encargada de divulgar el caso en el resto del mundo y rápidamente se congregaron manifestaciones, recogidas de firmas, etc.

Los yezidis nunca habían alcanzado tan nivel de popularidad como ahora. Lástima que haya sido a costa de la vida humana.



Leave a Reply

Agradezco tu comentario. Solo se publicarán los mensajes escritos correctamente y que no adjunten enlaces.

COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES

Entrada destacada

FLORINDA DONNER: EL COLIBRÍ DE CARLOS CASTANEDA

En 1970 una nueva alumna se había incorporado a la facultad de antropología de UCLA. Menuda, sonriente, de ojos azules y cabello rub...

Etiquetas

Abydos Aerostatos Agra Aleister Crowley Alejandro Agostilli Amaury Rivera Amor André Ballesteros Andrés Ballesteros Andrija Puharich Ángeles Anomalías Anselm Turmeda Antón Szandor LaVey Antonio José Alés Antropología Apariciones Marianas ARP Arqueología Asesinos Aura Avistamientos Bélgica Biblia Brujos Bruno Cardeñosa Budismo California Cao Dai Caras de Bélmez Carlos Castaneda Cartago Casas Encantadas Caso Galdar Caso Mano Cortada Caso Petit-Rechain Causas Solidarias Chamanismo Clara Tahoces Comandante Antonio Munáiz Conspiraciones Contactados Contacto Extraterrestre Corea del Sur Coronel Robert Ressler Criaturas Sobrenaturales criminalidad esoterica Criminalidad Esotérica criminalidad y religión Criminología Crop Circles Cuba Cuentos Curanderos David Guerrero Guevara Debates Desapariciones Misteriosas Diluvio Dioses Divulgadores Djinns Dr. Alejandro Parra Dragonfly ECM Egipto El Curandero de Campanillas EL OJO CRÍTICO El Secreto de los Dioses Energías Enrique de Vicente Entrevistas EOC Escépticos Esoterismo Espías Espiritismo Eugenio Siragusa Exorcismos Falsos Misterios fantasmas Fernando Rueda Fidel Castro Florinda Donner Fotos Paranormales Fraternidad Cósmica Fraudes y Estafas Esotéricas Galicia Ganges Giorgio Bongiovanni Gracia guardia civil Guatemala Gulf Breeze Haití Helena Petrovna Blavatsky Herbert Thurston Hermanos de UMMO Himalaya Hombres Leopardo Hombres Lobo Humanoide de Penamoa Iglesia Católica Ignacio Darnaude Illuminati ilusionismo In Memoriam India Investigadores Islam J.J. Benitez Jainismo Javier Sierra Jeroglifos Jesús de Nazaret Jim Woodman Jinns Jonathan Reed Jose Luis Jordán Peña José Manuel Garcia Bautista Juan Alberto Perote Juan Pablo II Kama Sutra La Ballena Alegre La Ruta de la Luz La Santa Muerte La Vida Secreta de Carlos Castaneda Lago Uureg Latinoamérica Leyendas y Tradiciones libros Luces Rojas Luis Alfonso Gámez Magia Malawi Mancias Manuel Blanco Romasanta Manuel Delgado Mapas Maravillas del Mundo Margarita Ruíz de Lihory María Gomez Cámara María Lionza María Reiche Marie Besnard Masonería Mauritania Meigas Mentalismo MEO Miguel Angel Santano Miguel Pedrero Mikel Lejarza "El Lobo" Milagros Misterios Misterios de la Antigüedad Misticismo Mitos Universales Mongolia Monstruos Marinos Museo de la Muerte Nazca New Age Nina Kulagina Niños Noticias OVNI Oleada Gallega Omm Seti Orbes Ovnis Padre Pilón Paganismo Palacio de Linares Paracas Parapsicología Pedro P. Canto Películas Peligros del Ocultismo Periodistas del Misterio Personajes Famosos Perú Petroglifos Piedras de Ica Pinturas Rupestres Pirovasia Poderes Paranormales Poltergeist Portugal Posesiones Profesor Reverte Coma Reflexiones Religiones Religiones Afro-americanas Revistas del Mundo del Misterio Rituales Robbert Van Den Broeke Rumanía Rusia Sábana Santa Sai Baba Salvador Freixedo Sanadores Santa Compaña Santo Sudario Santos Santuarios Satanismo Sectas Sentencias Judiciales Seres del Más Allá Sijismo sociología criminal Stella Rimington Taj Mahal Telepatía Teleplástias Testigos Tikal Top Secret Túnez UFO LEAKS Ufología UMMO Uri Geller Vampiros Viaje Astral Viajes videncias Videntes videos Vietnan Vimanas Vudú Yeti Yezidis Zangbetos Zombis

.

.

.

Archivo

ACCEDE GRATUITAMENTE A LOS CONTENIDOS DE EOC

ACCEDE GRATUITAMENTE A LOS CONTENIDOS DE EOC
¡DESCARGA TU REVISTA EN PDF GRATIS!