EL MISTERIO DE LA MANO CORTADA (I)


Tras más de cuarenta años de misterio, hemos accedido a los documentos oficiales, testimonios directos, y pruebas judiciales sobre uno de los enigmas más fascinantes de la ufología española. Una historia en la que se entremezcla el espionaje, la aristocracia española, experimentos nazis, extraterrestres y ritos satánicos. Tras una extensa y minuciosa investigación estamos en disposición de ofrecer los quien, como y porqué del Misterio de la Mano Cortada.




Siempre es un placer estrechar la mano de D. Enrique López Guerrero. Cura párroco en la población andaluza de Mairena del Alcor, Don Enrique es uno de eso personajes entrañables que todo investigador de campo va encontrándose en su frenética persecución de respuestas al misterio. De no ser por el susto, mi coche se salió de la carretera girando como un trompo a la entrada misma del pueblo, la visita a Mairena habría sido perfecta. 

Don Enrique, era una de las piezas clave en el misterio que ahora pretendía desentrañar. El 17 de septiembre de 1968 Don Enrique había escandalizado a la sociedad española con unas declaraciones que dieron la vuelta al mundo. El titular del ABC era contundente: "Según un sacerdote sevillano en España reside una colonia de seres extraterrestres". No voy a explicarle al lector lo que significaba, en tiempos de Franco, que un cura afirmase que existían extraterrestres viviendo en España...

Don Enrique se refería a los ummitas, un grupo de supuestos alienígenas que pretendían haber llegado a la Tierra en 1950, y que desde hacía años venían remitiendo cartas -y algunas llamadas telefónicas- a un grupo de ciudadanos españoles (ver los artículos sobre UMMO en esta web). Tanto sus declaraciones, como el voluminoso libro que publicaría más tarde. "Mirando a la Lejanía del Universo", con más de 600 páginas de información sobre UMMO, asombraron a todo el país.

Y fue precisamente en una carta que los ummitas dirigieron al "cura de Mairena", el 27 de marzo de 1969, donde por primera vez se citaba en textos ummitas la "conexión Albacete". En dicha carta, los supuestos ummitas escribían, entre otras cosas: 

"Nuestra primera residencia en España fue escogida en una población recoleta, Albacete. Una dama amante de los animales prestó asilo a mis dos hermanos, que pudieron durante su forzoso encierro realizar las primeras experiencias psicofisiológicas con mamíferos de TIERRA hasta que ciertos rumores surgidos entre los habitantes vecinos hicieron aconsejable el traslado".


En años sucesivos, y en sucesivas misivas, los supuestos ummitas citaron repetidamente su hipotética presencia en Albacete. En una carta fechada el 6 de agosto de 1971 en Barcelona detallaban como habían elegido dicha ciudad para sus experimentos: "La fuente de datos de esta ultima era un dossier copia de otro original correspondiente a un archivo del Deuxième Bureau Francés (Servicio Secreto) donde se esquematizaban los servicios prestados como agente de la Quinta Columna Nacionalista Española..."

En dicha carta ummita se afirmaba que dos "agentes de UMMO" habían vivido, durante dos años, en la mansión de una tal Doña Margarita Ruiz de Lihory, Marquesa de Villasante, realizando experimentos biológicos con sus numerosos animales. Debido a su aspecto -los ummitas aseguran ser altos, rubios y de aspecto nórdico- se hicieron pasar por médicos extranjeros para poder realizar sus experimentos. Según tan pintoresca fuente, hacia 1953 un virus que los ummitas abrían traído del espacio exterior habría escapado a su control, afectando a varios animales y a la hija de la hipotética Marquesa, una supuesta joven de nombre Margot:

"Hasta seis focos virales -escribían los autodenominados ummitas- se localizaron en el cuerpo de la enferma, todos ellos suficientemente profundos para no temer su irradiación exterior, pero en cambio presentando la dificultad inherente a su localización; no poder ser destruidos a distancia. Las zonas afectadas se ubicaban en globos oculares, tejido epitelial de la lengua y dermis palmar".

¿Una aristócrata y espía franquista? ¿virus extraterrestres? ¿experimentos biológicos ocultos? Una historia francamente increíble que haría palidecer cualquier episodio de Expediente-X. Pero, como saben hacer muy bien los autores de las cartas ummitas, esta misma misiva terminaba con una probocadora invitación: "Esperamos que algún día confirmen ustedes mismos por sus propios medios nuestro testimonio". Y el reto fue aceptado por un grupo de entusiastas aficionados a los OVNIs que, a principios de los años setenta seguían con auténtica devoción cada carta ummita que se recibía en España. Y que dedicaron cientos de horas, esfuerzo y dinero a intentar comprobar tales datos. 

Estaba claro que la siguiente escala en mi viaje era Sevilla.

Ummólogos con "ummor"

Ignacio Darnaude Rojas-Marcos es otro de esos entrañables "históricos" de la ufología española. Pero sobretodo es el responsable del mayor archivo sobre UMMO compilado en nuestro país. Su "ummo-cat", el catálogo de documentación sobre el alffaire UMMO supera ya las 900 páginas, y las 3.800 referencias -o ummo-bits- a información sobre tan espinoso tema.

"Cuando empezamos a investigar lo que decían los ummitas en sus cartas -me explica Darnaude mientras compartimos café en su poblada biblioteca- nos llevamos una tremenda sorpresa. No se trataba de una fábula. Efectivamente en Albacete existió una Marquesa de Villasante llamada Margarita Ruiz de Lihory. Efectivamente fue espía. Efectivamente tuvo una hija, que ciertamente se llamó Margot. Efectivamente en la casa de la Marquesa vivieron dos médicos de aspecto nórdico. Y lo que es más increíble, cuando murió Margot, alguien le amputó una mano, los ojos y la lengua...".

A principios de los setenta Ignacio Darnaude desarrolló una intensísima investigación sobre la supuesta presencia de ummitas en Albacete. Mientras me sumergía literalmente en su archivo, buceando entre miles de documentos, me impregnaba en la emoción que tuvieron que sentir aquellos jovenes "ummologos" al descubrir que las afirmaciones de los ummitas tenían fundamento.

Durante décadas investigadores como Darnaude, J.J. Benitez, Antonio Ribera y tantos otros menos conocidos, dedicaron indescriptibles esfuerzos al caso. Darnaude no dudó incluso en apelar al Tribunal Supremo de Madrid, para solicitar los documentos judiciales sobre el proceso que se desarrolló en la capital española, con motivo de las mutilaciones al cadáver de Margot Shelly.

El asunto transcendió nuestras fronteras, y desde otros países "ummólogos" extranjeros, como los argentinos Adalberto Ujvarí y Martha González, peregrinaron hasta España en pos de la "pista ummita de Albacete".

En Albacete docenas de investigadores peinaron la ciudad buscando testimonios que confirmasen la presencia de dos médicos nórdicos en la casa de la Marquesa de Villasante, hacia 1953... y los encontraron. Buscaron ansiosos los restos del laboratorio de los ummitas en los sótanos de la mansión... y los encontraron. Buscaron el misterio, y se toparon con una férrea conspiración de silencio entre todos los contemporáneos de la Marquesa; secretos, secretos y secretos.

Y mientras se encontraban en plena investigación, una carta remitida desde el Hotel Emperador de Madrid, a varios vecinos de la Marquesa, por un tal Remsey vino a echar más leña al fuego. El tal Remsey ofrecía una cuantiosa gratificación económica a quien pudiese aportarle alguna información sobre "los dos médicos nórdicos que vivieron en la Calle Mayor, nº 52, de Albacete hacia 1953". ¿Quien da más?

Estaba claro, de Sevilla tendría que viajar a Madrid. En la capital me aguardaban muchas piezas de tan fascinante puzle. 

José Juan Montejo, licenciado en Derecho y futuro juez, probablemente es el ummólogo que más datos, fechas y nombres retiene en su privilegiada memoria. Ha dedicado años a rastrear hasta la menor pista en todo tipo de archivos y hemerotecas. Con paciencia de hormiga ha reunido infinidad de piezas del rompecabezas, especialmente en lo referente al aspecto legal del caso. Sus pesquisas en la Hemeroteca Nacional, y en el Tribunal Supremo le han permitido reconstruir minuciosamente los avatares legales del proceso judicial motivado por las mutilaciones de Margot Shelly.

Por su parte el veterano Comisario Antonio Viqueira Hinojosa, célebre criminólogo y Jefe de la Brigada de Investigación Criminal que investigó el "caso Shelly" me aportaría nuevas pistas. Así como la popular periodista Margarita Landi, cronista del semanario que más publicidad dio al tema en su día: El Caso.

Pesquisas en el Hotel Emperador, la calle Princesa, la Audiencia Nacional, la Ballena Alegre, etc, terminaron por darme una perspectiva global del caso. Era hora de viajar a Albacete.

La conexión Albacete

¡Coño, que frío...! ¡Coño, pero que frío!. Estoy seguro de que, si en ese momento me hubiesen clavado un alfiler, no habría salido sangre. Tenía la sensación de que se me había congelado hasta la última gota en las venas. Cada inspiración expulsaba de mi nariz, que ahora parecía un pimiento morrón, una nube de vapor que terminaba por empañarme las gafas. Llevaba más de una hora esperando, agazapado en aquel portal, a que mi hombre hiciese acto de presencia, y comenzaba a desesperar. Había tenido que colgarme la cámara, con su imponente objetivo de 300 m.m. al hombro, porque los dedos de mis manos estaban absolutamente atorados ¡Como demonios puede hacer tanto frío en Albacete!

Un familiar muy cercano de mi objetivo me había asegurado que esa mañana "el Marqués" acudiría personalmente a abrir la pequeña tienda de baratijas que mantiene en la calle Rios Rosas, pero no había sabido precisarme la hora. No obstante me había advertido que "el Marqués" no quería saber nada de periodistas, así que tendría que buscar alguna estrategia que me permitiese vadear su desconfianza. 

Aquel familiar de "el Marqués", su hijo, me había puesto en antecedentes sobre ciertos aspectos del caso que desconocía. "Su madre -me había dicho- era el ama de llaves de Doña Margarita hasta que murió, y entonces ella lo recogió como un hijo, haciéndolo su sirviente personal". Y lo cierto es que "el Marqués" declaró a favor de su señora durante el escandaloso juicio, y continuó declarando en su favor a lo largo de los últimos cuarenta años. Por esa ejemplar fidelidad a su señora durante ocho lustros sus paisanos lo habían bautizado con el sobrenombre de "el Marqués".

Volví a sacarme del bolsillo la fotocopia de un artículo publicado en septiembre de 1980 en "La Voz de Albacete" en el cual se incluía una foto de "el Marqués", y traté de imaginar cuanto habría cambiado su imagen en 16 años. Por fortuna el cielo se apiadó de mí y no tardé mucho más en averiguarlo. A pesar de mi congelamiento, y lo empañado de mis gafas pude ver a un hombre de avanzada edad que había doblado la calle y se dirigía directamente a la tienda de "Tuto Saldo". Estaba más calvo y rellenito que en la foto, pero tenía que ser él. Oculté la cámara dentro de la chaqueta y crucé la calle dispuesto a interrogar quizás al último testigo directo, del drama que cautivó a la sociedad española a mediados de los años cincuenta: Antonio Tornero Moreno, el mayordomo de la Marquesa de Villasante.

La conversación fue de lo más reveladora. Fundamental. Mas tarde me pasaría tres horas en la Comisaría de la Policía Nacional de Albacete, donde los inspectores me facilitarían algunas piezas imprescindibles para tan complejo puzzle. E incluso tendrían la amabilidad de facilitarme un coche patrulla para alguno de mis desplazamientos.

Después, una serie de reuniones con los ufólogos albaceteños que investigaron el caso durante los años setenta, y algunas otras pesquisas en el vecindario, cementerio, juzgado, etc, terminarían de completar el rompecabezas.


Leave a Reply

Agradezco tu comentario. Solo se publicarán los mensajes escritos correctamente y que no adjunten enlaces.

COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES

Entrada destacada

FLORINDA DONNER: EL COLIBRÍ DE CARLOS CASTANEDA

En 1970 una nueva alumna se había incorporado a la facultad de antropología de UCLA. Menuda, sonriente, de ojos azules y cabello rub...

Etiquetas

Abydos Aerostatos Agra Aleister Crowley Alejandro Agostilli Amaury Rivera Amor André Ballesteros Andrés Ballesteros Andrija Puharich Ángeles Anomalías Anselm Turmeda Antón Szandor LaVey Antonio José Alés Antropología ARP Arqueología Asesinos Aura Avistamientos Bélgica Biblia Brujos Bruno Cardeñosa Budismo California Cao Dai Caras de Bélmez Carlos Castaneda Cartago Casas Encantadas Caso Galdar Caso Mano Cortada Caso Petit-Rechain Causas Solidarias Chamanismo Clara Tahoces Comandante Antonio Munáiz Conspiraciones Contactados Contacto Extraterrestre Corea del Sur Coronel Robert Ressler Criaturas Sobrenaturales criminalidad esoterica Criminalidad Esotérica criminalidad y religión Criminología Crop Circles Cuentos Curanderos David Guerrero Guevara Debates Desapariciones Misteriosas Diluvio Dioses Divulgadores Djinns Dr. Alejandro Parra Dragonfly ECM Egipto El Curandero de Campanillas EL OJO CRÍTICO El Secreto de los Dioses Energías Enrique de Vicente Entrevistas EOC Escépticos Esoterismo Espías Espiritismo Eugenio Siragusa Exorcismos Falsos Misterios fantasmas Fernando Rueda Florinda Donner Fotos Paranormales Fraternidad Cósmica Fraudes y Estafas Esotéricas Galicia Ganges Giorgio Bongiovanni Gracia guardia civil Guatemala Gulf Breeze Haití Helena Petrovna Blavatsky Herbert Thurston Hermanos de UMMO Himalaya Hombres Leopardo Hombres Lobo Humanoide de Penamoa Iglesia Católica Ignacio Darnaude Illuminati ilusionismo In Memoriam India Investigadores Islam J.J. Benitez Jainismo Javier Sierra Jeroglifos Jesús de Nazaret Jim Woodman Jinns Jonathan Reed Jose Luis Jordán Peña José Manuel Garcia Bautista Juan Alberto Perote Juan Pablo II Kama Sutra La Ballena Alegre La Ruta de la Luz La Santa Muerte La Vida Secreta de Carlos Castaneda Lago Uureg Latinoamérica Leyendas y Tradiciones libros Luces Rojas Luis Alfonso Gámez Magia Malawi Mancias Manuel Blanco Romasanta Manuel Delgado Mapas Maravillas del Mundo Margarita Ruíz de Lihory María Gomez Cámara María Lionza María Reiche Marie Besnard Masonería Mauritania Meigas Mentalismo MEO Miguel Pedrero Mikel Lejarza "El Lobo" Milagros Misterios Misterios de la Antigüedad Misticismo Mitos Universales Mongolia Monstruos Marinos Museo de la Muerte Nazca New Age Nina Kulagina Niños Noticias OVNI Oleada Gallega Omm Seti Orbes Ovnis Padre Pilón Paganismo Palacio de Linares Paracas Parapsicología Pedro P. Canto Películas Peligros del Ocultismo Periodistas del Misterio Personajes Famosos Perú Petroglifos Piedras de Ica Pinturas Rupestres Pirovasia Poderes Paranormales Poltergeist Portugal Posesiones Profesor Reverte Coma Reflexiones Religiones Religiones Afro-americanas Revistas del Mundo del Misterio Rituales Robbert Van Den Broeke Rumanía Rusia Sábana Santa Sai Baba Salvador Freixedo Sanadores Santa Compaña Santo Sudario Santos Santuarios Satanismo Sectas Sentencias Judiciales Seres del Más Allá Sijismo sociología criminal Stella Rimington Taj Mahal Telepatía Teleplástias Testigos Tikal Top Secret Túnez UFO LEAKS Ufología UMMO Uri Geller Vampiros Viaje Astral Viajes videncias Videntes videos Vietnan Vimanas Vudú Yeti Yezidis Zangbetos Zombis

.

.

.

Archivo

ACCEDE GRATUITAMENTE A LOS CONTENIDOS DE EOC

ACCEDE GRATUITAMENTE A LOS CONTENIDOS DE EOC
¡DESCARGA TU REVISTA EN PDF GRATIS!