PRÓLOGO A LOS EXPEDIENTES OVNI ESPAÑOLES DE BRUNO CARDEÑOSA




Conocí a Bruno Cardeñosa hace ya más de 10 años. Y en todo este tiempo tal vez se haya convertido en el último “romántico” de la ufología española.


Vivimos una época en la que los OVNIs se han transformado en un prostíbulo. Un burdel en el que conviven científicos mediocres necesitados de una guiño académico, aunque sea ejecutando en nombre de la ciencia a todo heterodoxo que se ponga a tiro; oportunistas y especuladores que comercializan cualquier producto de consumo a costa de los extraterrestres de ayer y hoy; periodistas sensacionalistas dispuestos a vender a su madre por una “exclusiva mundial”; psicóticos y visionarios que divulgan a través de nuestras pantallas las fantasías más delirantes; desalmados vestidos de kaki que ocultan tras un mito contemporáneo todo tipo de experimentos y secretos inconfesables; solitarios introvertidos que sueñan una experiencia trascendente en forma de platillo; y unos cuantos buscadores sinceros.


Y en esa mancebía, en que los OVNIs son objeto de consumo, negocio lucrativo, elemento de manipulación de masas, titular sensacionalista, mito pseudo-religioso, o abono para egos mediocres, sólo un romántico, utópico e idealista, como lo es Bruno Cardeñosa, puede mantener todavía el mismo candor, y la misma la pasión por la investigación, que sentía su joven corazón hace dos lustros. Eso es lo que convierte a tipos como Cardeñosa en individuos peligrosos. Peligrosos para el Poder y sus siniestros aliados.

Cuando Bruno decidió dar el gran salto, y consagrar su vida a la, acaso irracional, “búsqueda”, lo hizo temerariamente. O sea, de la única forma posible. Sin las espaldas guardadas, por empresa, estamento o asociación alguna. Sólo y libre. O, por decirlo de otra manera, sin tener que rendir cuentas a ninguna “línea editorial”, a ningún “criterio científico”, a ninguna “política oficial”. Por eso es uno de los pocos, tal vez el único, investigador actual del fenómeno OVNI que puede permitirse utilizar los medios de comunicación para expresar las más feroces críticas contra quienes manipulan el fenómeno OVNI en beneficio propio, a diestra y siniestra del Poder. 

Cuantas veladas de acalorada discusión, cuantas encendidas polémicas, cuantas opiniones enfrentadas. Bruno y yo hemos discutido mucho, casi siempre, al tener con frecuencia puntos de vista diferentes sobre aspectos puntuales del fenómeno. Sin embargo sus opiniones, a mi juicio, se han ganado el calificativo de “autorizadas”, a fuerza de kilómetros, páginas y reflexiones. Porque Cardeñosa es uno de esos pocos, poquísimos, investigadores, que no sólo ha quemado suelas como nadie, pateándose -literalmente- caminos y carreteras, en un ingente trabajo de campo. Sino que ha sabido convertir esa “colección de testimonios” en conclusiones, procesando “en el gabinete” esos datos para poder obtener teorías. Y es que son “pensadores”, sustentados por su “experiencia de campo” algo de lo que adolece nuestra ufología. 

Pero lo más importante no es eso. Lo más importante, para subrayar la atención que merecen los trabajos de Cardeñosa, es su integridad. Desde que Andras Faber Kaiser dejó este mundo, la honestidad se ha convertido en una especie en vías de extinción, en el hipócrita contexto ufológico. Y de la misma forma que mi respeto por el hombre se anteponía a nuestras divergencias ufologicas en el caso de Faber Kaiser, la utópica sinceridad que expresa constantemente Bruno Cardeñosa sería, por si misma, más que suficiente razón para respetar y valorar suficientemente sus trabajos.

En un tiempo en que pseudo-científicos, pseudo-escépticos, pseudo-periodistas y pseudo-investigadores tergiversan y manipulan a su antojo y conveniencia el fenómeno OVNI, la integridad y la honestidad de tipos como Bruno, debe ser considerada como una joya insólita. Porque, compartiendo o no sus conclusiones, su trabajo se nos muestra como una herramienta incólume, impecable, para que nosotros podamos utilizarla en nuestras propias reflexiones.


Y como tal debemos considerar esta ultima aportación de Bruno Cardeñosa a la ufología. Como un obsequio sincero, que nosotros debemos utilizar ahora para obtener nuestras propias conclusiones. En estas páginas, me consta, hay mucho sudor. Muchas noches de insomnio. Mucha soledad. Muchas vivencias emocionales. Muchos rostros escrutados analizando la esencia de sus testimonios. Mucha desazón, ante la dificultad para probar a los demás lo que sentimos como cierto. Muchas jornadas de hambre, frío o agotamiento, por los persiguiendo un escurridizo absurdo por los caminos. Mucha ira contenida, al saber que quienes tienen las respuestas, mienten. Mucha impotencia ante el engaño y la manipulación que tergiversan una verdad. Muchas dudas y un puñado de firmes seguridades. 

Decía el Dr. Barceló, en su “Grandes Problemas de la Filosofía Científica” parafraseando al poeta: “¡Oh!, que buen científico, si poseyese un buen laboratorio”. Y resulta sorprendente que un investigador independiente, como Cardeñosa, sin medios, sin subvenciones, sin becas de estudio, sin respaldos privados u oficiales, haya conseguido llegar hasta donde ha llegado. Pero es que este gallego de nacimiento, y maño de adopción, tiene algo mucho mejor que el respaldo de una revista, de una “asociación científica”, o del Ministerio de Defensa. Bruno Cardeñosa tiene un corazón apasionado, y un sueño; descubrir la Verdad. Y no hay nada que pueda detener a un corazón apasionado por un sueño. Por eso quienes manipulan la Verdad se han encontrado con un serio problema: un rebelde, soñador e incontrolable, dispuesto a reventar todos sus secretos. 

Gracias Bruno y, por favor, no dejes que te cambien nunca. Ya casi no quedáis ninguno.




Leave a Reply

Agradezco tu comentario. Solo se publicarán los mensajes escritos correctamente y que no adjunten enlaces.

COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES

Entrada destacada

FLORINDA DONNER: EL COLIBRÍ DE CARLOS CASTANEDA

En 1970 una nueva alumna se había incorporado a la facultad de antropología de UCLA. Menuda, sonriente, de ojos azules y cabello rub...

Etiquetas

Abydos Aerostatos Agra Aleister Crowley Alejandro Agostilli Amaury Rivera Amor André Ballesteros Andrés Ballesteros Andrija Puharich Ángeles Anomalías Anselm Turmeda Antón Szandor LaVey Antonio José Alés Antropología ARP Arqueología Asesinos Aura Avistamientos Bélgica Biblia Brujos Bruno Cardeñosa Budismo California Cao Dai Caras de Bélmez Carlos Castaneda Cartago Casas Encantadas Caso Galdar Caso Mano Cortada Caso Petit-Rechain Causas Solidarias Chamanismo Clara Tahoces Comandante Antonio Munáiz Conspiraciones Contactados Contacto Extraterrestre Corea del Sur Coronel Robert Ressler Criaturas Sobrenaturales criminalidad esoterica Criminalidad Esotérica criminalidad y religión Criminología Crop Circles Cuentos Curanderos David Guerrero Guevara Debates Desapariciones Misteriosas Diluvio Dioses Divulgadores Djinns Dr. Alejandro Parra Dragonfly ECM Egipto El Curandero de Campanillas EL OJO CRÍTICO El Secreto de los Dioses Energías Enrique de Vicente Entrevistas EOC Escépticos Esoterismo Espías Espiritismo Eugenio Siragusa Exorcismos Falsos Misterios fantasmas Fernando Rueda Florinda Donner Fotos Paranormales Fraternidad Cósmica Fraudes y Estafas Esotéricas Galicia Ganges Giorgio Bongiovanni Gracia guardia civil Guatemala Gulf Breeze Haití Helena Petrovna Blavatsky Herbert Thurston Hermanos de UMMO Himalaya Hombres Leopardo Hombres Lobo Humanoide de Penamoa Iglesia Católica Ignacio Darnaude Illuminati ilusionismo In Memoriam India Investigadores Islam J.J. Benitez Jainismo Javier Sierra Jeroglifos Jesús de Nazaret Jim Woodman Jinns Jonathan Reed Jose Luis Jordán Peña José Manuel Garcia Bautista Juan Alberto Perote Juan Pablo II Kama Sutra La Ballena Alegre La Ruta de la Luz La Santa Muerte La Vida Secreta de Carlos Castaneda Lago Uureg Latinoamérica Leyendas y Tradiciones libros Luces Rojas Luis Alfonso Gámez Magia Malawi Mancias Manuel Blanco Romasanta Manuel Delgado Mapas Maravillas del Mundo Margarita Ruíz de Lihory María Gomez Cámara María Lionza María Reiche Marie Besnard Masonería Mauritania Meigas Mentalismo MEO Miguel Pedrero Mikel Lejarza "El Lobo" Milagros Misterios Misterios de la Antigüedad Misticismo Mitos Universales Mongolia Monstruos Marinos Museo de la Muerte Nazca New Age Nina Kulagina Niños Noticias OVNI Oleada Gallega Omm Seti Orbes Ovnis Padre Pilón Paganismo Palacio de Linares Paracas Parapsicología Pedro P. Canto Películas Peligros del Ocultismo Periodistas del Misterio Personajes Famosos Perú Petroglifos Piedras de Ica Pinturas Rupestres Pirovasia Poderes Paranormales Poltergeist Portugal Posesiones Profesor Reverte Coma Reflexiones Religiones Religiones Afro-americanas Revistas del Mundo del Misterio Rituales Robbert Van Den Broeke Rumanía Rusia Sábana Santa Sai Baba Salvador Freixedo Sanadores Santa Compaña Santo Sudario Santos Santuarios Satanismo Sectas Sentencias Judiciales Seres del Más Allá Sijismo sociología criminal Stella Rimington Taj Mahal Telepatía Teleplástias Testigos Tikal Top Secret Túnez UFO LEAKS Ufología UMMO Uri Geller Vampiros Viaje Astral Viajes videncias Videntes videos Vietnan Vimanas Vudú Yeti Yezidis Zangbetos Zombis

.

.

.

Archivo

ACCEDE GRATUITAMENTE A LOS CONTENIDOS DE EOC

ACCEDE GRATUITAMENTE A LOS CONTENIDOS DE EOC
¡DESCARGA TU REVISTA EN PDF GRATIS!